site-campaign-small

EE.UU.: Wall Street sacudido por las protestas anti-capitalistas ¡Es hora de construir un partido obrero!

PrintE-mail

Decenas de miles de manifestantes se han manifestado por las calles de Nueva York en la semana pasada, desarrollándose igualmente manifestaciones en otros rincones de los Estados Unidos, en un movimiento que está en ciernes de adquirir un carácter de masas. Publicamos un artículo de Alan Woods, publicado en www.marxist.com, que analiza las movilizaciones de la última semana y sostiene la necesidad de que los sindicatos formen un partido obrero.

Foto: bogieharmondFoto: bogieharmond Ayer, Wall Street se vio sacudido por una manifestación masiva de más de 15.000 personas que protestaban contra la "avaricia corporativa". La gente se agolpaba en la plaza y se extendía por manzanas de edificios a lo largo de Broadway. Esta protesta fue una manifestación sin precedentes del estado de ánimo de la rabia, la amargura y la frustración que se han ido acumulando durante años en la sociedad estadounidense, que ya había aparecido previamente en las grandes manifestaciones y huelgas de Madison (Wisconsin) que culminó con la ocupación de su Capitolio, sede del Gobierno.

Esto es parte de un fermento general en todo el mundo, cuya expresión más clara fue la revolución árabe. Estos acontecimientos explosivos han tenido un efecto profundo en la conciencia de los trabajadores y de la juventud en todas partes. Esto se demostró en la declaración hecha por Bob Masters del sindicato Communications Workers of America (sindicato de trabajadores de medios de comunicación). Dijo que el levantamiento espontáneo está en consonancia con las revueltas populares que estallaron en todo el mundo este año: "Ocupar Wall Street capturó el espíritu de nuestro tiempo", dijo. "Esto es Madison. Se trata de El Cairo. Se trata de Túnez".

El papel de los estudiantes

Las manifestaciones comenzaron en el bajo Manhattan hace veinte días. La mayoría de los manifestantes eran estudiantes. Este es un desarrollo natural. Aunque los estudiantes no pueden jugar un papel independiente en la lucha de clases, son siempre un barómetro sensible que refleja las tensiones y contradicciones que están acumulándose silenciosamente en las profundidades de la sociedad. Históricamente, los estudiantes siempre tienden a moverse primero. Y pueden anticipar un movimiento de las masas.

Lo importante es el contenido de clase de las consignas gritadas por los manifestantes. Este es un movimiento de los pobres contra los ricos, de los explotados contra los explotadores. Estadounidenses comunes y corrientes que han tenido que soportar el peso de la crisis, han visto diezmadas sus condiciones de vida, mientras que los banqueros que se han beneficiado con miles de millones de dólares de dinero público se otorgan bonificaciones de lujo.

El cineasta Michael Moore atacó a los banqueros ricachones en lujosas oficinas de edificios altos. "Ellos son los responsables de arruinar la vida de millones de personas", dijo. "Ellos no estaban satisfechos sólo con ser obscenamente ricos".

Todas las capas de la clase obrera ha visto erosionado su nivel de vida, incluyendo a los que siempre se consideraban "clase media".

"Siento que la clase media ha sido objeto de ataques desde hace algún tiempo. Siempre me pregunté si esto iba a suceder ", dijo Jimmy Shea, de 45 años, un carpintero sindicalista del Hospital Lincoln, en El Bronx:

"Los estudiantes tomaron la iniciativa de Ocupar Wall Street y los sindicatos los siguieron porque se encuentran con los mismos problemas que los chicos", agregó

El estado de ánimo de muchos fue resumida por Alex Ponton, un vendedor jubilado de 67 años de edad que nunca había estado antes en una protesta:

"Quiero que los ricos paguen la buena parte que les corresponde. Si, de alguna manera, puedo avergonzarlos y apoyar y marchar, voy a hacer lo que pueda para ayudar a la gente común."

El papel de los sindicatos

Los medios de comunicación trataron en un primer momento de retratar a los manifestantes como un grupo de hippies y excéntricos, destacando la presencia de personas vestidas de payasos y zombies. Pero esta propaganda cínica fue cortada de inmediato cuando miles de trabajadores y de sindicalistas se unieron a los manifestantes para marchar por el distrito financiero de Nueva York.

Al principio, los sindicatos en su mayoría observaban a la distancia cómo las protestas del movimiento Ocupar Wall Street pasaban de ser una banda variopinta de activistas que acampaban en un parque a un movimiento que fue creciendo en fuerza y extensión por todo el país.

Los miembros de los sindicatos más grandes de la ciudad marcharon en solidaridad con los estudiantes que comenzaron a acampar tres semanas para protestar contra los excesos del 1% más rico. "Somos el 99%. ¡Eso es lo que eres!", gritaban los manifestantes mientras marchaban a Foley Square, justo al norte de City Hall. "Esta es una marcha épica", dijo John Samuelson, presidente de la Unión de Trabajadores del Transporte Local 100, quien exhortó a los 35.000 trabajadores de autobuses y del Metro a marchar.

Entre ellos está el sindicato de maestros del Estado de Nueva York (NYSUT), el sindicato más grande del Empire State, que representa a 600.000 docentes. En una entrevista el martes, el portavoz Carl Korn ofreció públicamente el apoyo del NYSUT a Ocupar Wall Street y su mensaje sobre la reducción de la desigualdad de ingresos, la inversión en educación pública, y que paguen los ricos. "Los maestros y los empleados públicos están representados en el 99 por ciento, no están en el 1 por ciento", dijo Korn, haciéndose eco del tema de la ocupación.

La participación de los trabajadores organizados en esta protesta, representa un desarrollo muy importante y un punto de inflexión. Los sindicatos han puesto nueva energía en la campaña, añadiendo coherencia organizativa y una participación mayor en las manifestaciones. La intervención de los sindicatos ha servido para aclarar y perfeccionar el mensaje mucho más amorfo y confuso de las primeras protestas, concentrándose más en los temas económicos. Un manifestante dio la bienvenida a la participación de los sindicatos, ya que le daba más sustancia a la protesta, "así no parece un show de payasos".

La violencia policial

Ahora era imposible para los medios de comunicación presentar las protestas como un circo. Era obvio que muchos de ellos sólo eran estadounidenses comunes y corrientes que están hartos del papel opresivo de las grandes empresas y del establishment de la política republicana-demócrata que lo defiende, haciendo caso omiso de la difícil situación de millones de trabajadores, pobres y familias de clase media.

La marcha fue totalmente pacífica, con un estado de ánimo casi festivo. Pero al caer la noche el estado de ánimo cambió, ya que algunos de los manifestantes más jóvenes trataron de ir más allá de las barricadas que les impedían llegar a Wall Street y al edificio de la Bolsa. En este punto, la policía adoptó una actitud violenta, dejando al descubierto el verdadero rostro represivo del Estado al servicio de las grandes empresas.

Después de una ronda de discursos, los manifestantes se dirigieron al Parque Zuccotti. Entonces, según testigos, alrededor de 200 personas trataron de derribar las barricadas y la policía los atrapó con una red naranja. Decenas de personas fueron detenidas, maltratadas y cegadas con gas pimienta.

Un video publicado en la cuenta de Twitter de Ocupar Wall Street, ayer por la noche, mostraba a la policía sacudiendo a un manifestante con una porra. En pocas horas, los manifestantes, muchos de los cuales probablemente eran personas ingenuas y sin experiencia, recibieron una valiosa lección sobre el verdadero significado de la "democracia" y el derecho a la protesta pacífica.

Las protestas se extienden

Las protestas no se limitan a Nueva York. Un estado de ánimo explosivo de frustración se está extendiendo como un reguero de pólvora por todo el país. En Boston ha comenzado una ocupación en solidaridad con Nueva York. Un testigo habla de una reunión multitudinaria celebrada el pasado viernes:

"El mensaje general fue de enojo contra el sistema actual donde el dinero domina la política, el hecho de que la mayoría de la gente ha sido ignorada por el actual proceso político y que la desigualdad social  y económica no ha sido abordada. También hay mucha rabia con los bancos, los rescates, y el sistema financiero". (Impresiones desde ‘Ocupar Boston’).

Hay una variedad de señales por parte de los ocupantes que van desde "Somos el 99 por ciento" a "El capitalismo es criminal." Los transeúntes los saludan a veces.  Los más consistente en tocar sus bocinas en señal de apoyo son los camioneros y taxistas.

Los mensajes de apoyo han llegado tan lejos como desde Londres y Egipto. Un detalle muy interesante es la actitud de la policía de Boston:

"Algunos oficiales de policía han saludado a los manifestantes y más de uno se ha puesto a ayudar a transportar los suministros cuando llegan".

Hay un cuestionamiento del sistema capitalista, que no estaba presente antes. Esto también es un cambio importante. El testigo de Boston menciona el tipo de preguntas que están siendo debatidas por la gente:

"Estas son algunas de las preguntas que se han planteado ¿Qué está mal? ¿Cómo llegamos aquí? ¿Por qué esta cultura genera la corrupción? ¿Que creó la riqueza? ¿Por qué no está la riqueza compartida por igual? ¿Por qué los estudiantes van a la escuela a fin de ganar títulos inútiles y deudas que no pueden pagar? ¿Tenemos todos el derecho a acceder a las necesidades de la vida? Y si lo tenemos, ¿Qué hace falta para obtener esas necesidades? ¿Puede ser reformado el sistema? Si no, ¿se necesita hacer algún cambio fundamental? ¿Es el capitalismo el mejor de los mundos posibles? ¿Lo es el comunismo? " 

Marx explicó que para las masas, un verdadero paso adelante del movimiento vale más que cien programas correctos. El compañero de Boston sigue:

"Sin embargo, cuando los movimientos de masas hierven unen a la gente. Los átomos aparentemente aislados de la sociedad se juntan y hablan. Un coro notable de voces diferentes que tocan melodías diferentes se fusiona y mezcla en una nueva sinfonía. De repente, ya no está solo. Usted puede hablar con libertad y otros le escucharán. Puede lanzar al aire sus preocupaciones. Nuevas visiones surgen de la mezcla de edades y cristalizar las conexiones latentes en la mente. A través de debates, marchas y expresiones se puede conseguir el tipo de educación que puede llevar toda una vida en hacerlo.

"Para dar un ejemplo, algunos compañeros y yo fuimos a una esquina para hablar sobre cuáles deberían ser las demandas del movimiento. Sólo éramos cinco al principio. Sin embargo, los que caminaban cerca y  escuchaban nuestras conversaciones se acercaban. Empezaron a expresar quejas, exigencias al  Estado, y a plantear sus opiniones. El ambiente era libre. Todos escuchaban con respeto y con los oídos bien abiertos. Como se trataba de un festival, cada voz podía puede hacerse eco en otra voz. A veces una voz puede encontrar a alguien en desacuerdo".

Esto demuestra que hay un fermento de ideas y debate de los cuales ideas socialistas claras y revolucionarias surgirán gradualmente.

El miedo de los Demócratas y Republicanos

La clase política no puede seguir ignorando el movimiento. Esto no es como el movimiento del conocido Tea Party, la esencia destilada de la histeria reaccionaria de la clase media de la que se han nutrido los republicanos para sus propios fines cínicos.

Es evidente que el movimiento de Ocupar Wall Street no apoya a los demócratas ni a los republicanos, sino que es una protesta contra ambos. La victoria de Obama fue una expresión del disgusto generalizado contra el desacreditado gobierno de Bush y todas sus obras. Millones de estadounidenses creían que iban a votar por el cambio. Pero no ha habido ningún cambio, sólo más de lo mismo. El embalaje es diferente, pero lo que hay dentro es lo mismo. Ha tomado un poco de tiempo para que este hecho se registrara en la conciencia popular. Pero ahora la verdad se ha revelado ante millones de trabajadores, personas pobres y de clase media: ¡Estos partidos y sus dirigentes no nos representan, sino que sólo representan los intereses de los ricos y los poderosos!

Algunos Demócratas están tratando de entrar en el acto, pensando que pueden ganar votos aquí. De ahí que Louise Slaughter del Estado de Nueva York declarara: "Durante 30 años, la clase media de Estados Unidos ha visto erosionarse su nivel de vida, mientras que el 1% de los más ricos amasaron fortunas que harían sonrojar a los “robber barons” (Robber barons, literalmente barones ladrones, hace referencia en lenguaje popular a los especuladores sin escrúpulos que se enriquecieron en EEUU a fines del siglo XIX engañando y estafando a la gente. Nota del Traductor).

Pero este es un movimiento popular genuino que está bastante más a la izquierda que los Demócratas. De hecho, muchos de éstos están, probablemente, más asustados que los Republicanos. El presidente de la Convención Demócrata de Connecticut, John Larson, ha dicho: "El silencio de las masas ya no va a ser tan silencioso"

Eso estuvo bien dicho. Pero el Sr. Larson pasa por alto el pequeño detalle de que la protesta popular en las calles están expresando su descontento, no sólo con los Republicanos, sino también con los Demócratas y los políticos de Washington, en general; y un hombre que cabalga sobre el lomo de un tigre, se encontrará en una situación muy difícil cuando pretenda desmontar.

En cuanto a los Republicanos, es natural el odio que le tienen a este movimiento, que es la antítesis de los intereses de las grandes empresas que ellos defienden abiertamente más que nadie. Herman Cain, que está en la carrera de las primarias Republicanas y magnate de la Pizza, intentó difamar al movimiento calificándolo como una herramienta de Obama. "Si ustedes no tienen trabajo y no son ricos, ¡cúlpense a sí mismos!", dijo el propietario ricachón de la empresa que tiene el apropiado nombre de Pizza El Padrino.

Otro aspirante a presidente Republicano, Newt Gingrich, fue un poco más inteligente, al describir las manifestaciones como una reacción a las políticas de Obama - al rescate de los bancos en particular. Inteligente, pero completamente deshonesto, ya que fue el Republicano George W. Bush, quien inició la política de los rescates bancarios masivos, cargando a Estados Unidos con su actual deuda pública enorme e insostenible.

¡Se necesita un Partido Laborista!

Incluso algunos de los residentes en los rascacielos de Wall Street contra los cuales fue dirigida la ira de los manifestantes expresaron un grado de comprensión hacia las protestas, e incluso una simpatía a escondidas. Un periodista del canal británico Four News le preguntó a un hombre de traje elegante si estaba sorprendido por la protesta, a lo que respondió: "Me sorprende que no haya habido protestas en cada ciudad de los Estados Unidos mucho antes."

He aquí los elementos de una amplia coalición que reúne a todos los explotados, las capas desposeídas y oprimidas de la sociedad. Y el líder natural de esta coalición es, y debe ser, la clase obrera organizada.

Al menos 39 sindicatos y organizaciones sociales se unieron a la marcha del miércoles en Nueva York, incluyendo a grupos como MoveOn.org y la Coalición de Personas sin Hogar. Pero, desde lejos, los más poderosos fueron los sindicatos: la Federación Unida de Maestros, el sindicato de telecomunicaciones (Communication Workers of America), el sindicato de los trabajadores del automóvil y afines (United Auto Workers), el Sindicato de Trabajadores de Salud, la Unión de Empleados Públicos DC37, y muchos otros.

Esto representa una fuerza potencialmente poderosa para el cambio. Pero debe ser organizada y movilizada. Otros sindicatos clave han apoyado oficialmente las protestas de Ocupar Wall Street, como la Federación sindical AFL-CIO, el sindicato de trabajadores de servicios (SEIU), y el Sindicato de Camioneros. Este es un importante punto de partida. Pero no es suficiente.

Ha llegado el momento de que el movimiento obrero de EE.UU. rompa todos sus vínculos con el Partido Demócrata, que es sólo la bota izquierda de las grandes empresas. Ha llegado el momento de crear un partido obrero independiente basado en los sindicatos, lo que atraerá a su bandera todas las fuerzas vivas de la sociedad estadounidense. La Campaña por un Partido Laborista de Masas (CMPL) señala el camino a seguir y está trabajando para aumentar esta idea en los sindicatos. No se deben escatimar esfuerzos para difundir la campaña y plantear esta idea en cada pueblo y ciudad, en cada fábrica, lugar de trabajo, escuela y sindicato locale.

Lo que estamos viendo en las calles de Nueva York es el comienzo de un cambio radical en la sociedad y la política estadounidense. Lo que se necesita es un partido que pueda organizar, unir y galvanizar los sentimientos y aspiraciones de las masas y les proporcione un vehículo que puede poner fin al actual estado de cosas intolerable y reconstruir la sociedad desde abajo hacia arriba.

Se puede objetar que los manifestantes de Nueva York no tenían un programa claro para cambiar la sociedad. Eso puede ser cierto. Pero ¿de dónde se cree que puede conseguirse un programa así? Las masas, ya sea en los EE.UU. o en cualquier otro país, no aprenden de los libros, sino sólo de la experiencia. ¿Y quién puede dudar de que el pueblo de Estados Unidos está aprendiendo, y lo hace rápidamente?

Tal vez las personas que se manifestaron ayer no sabían exactamente lo que querían. Pero saben muy bien lo que no quieren, y eso es un hecho muy importante. Estamos siendo testigos de un giro importante en la situación a escala mundial. Desde Túnez a Egipto, desde Madrid a Atenas, en un país tras otro, las masas están entrando en el escenario de la historia.

No es un caso de tal o cual país. Lo que estamos viendo es una crisis global del capitalismo, que como la noche sigue al día, debe expresarse como un movimiento mundial en dirección a la revolución. Las causas de estos movimientos son muy similares, si no idénticas.

Es el mismo espíritu que mueve a las masas, el mismo sentimiento de ardiente indignación, la misma sensación de que lo que tenemos ahora es intolerable, no merece existir, debe ser derrocado y será derrocado.

El compañero de Boston se pregunta: "¿Somos la chispa que enciende un fuego? ¿Lo hemos iniciado ya?”. Una mujer de mediana edad de Nueva York y, obviamente, de clase media le dijo ayer a un reportero de la BBC: "Necesitamos otra revolución norteamericana". Esa es la manera en que se desarrolla la conciencia. Es la voz del futuro. Todo lo demás es sólo el pasado.

6 de octubre de 2011

Traduccion: El Militante (Argentina)

Home » Spanish » Norte América