Rubén Linares de la Coordinadora Nacional de la UNT habla a marxist.com

En esta entrevista, Fred Weston del equipo editorial de marxist.com habla con Rubén acerca de su actividad revolucionaria y sindical en Venezuela, sus opiniones acerca del presidente Chávez y la situación interna de la Unión Nacional de Trabajadores entre otros temas.

Rubén Linares, miembro de la Coordinadora Nacional de la UNT venezolana estuvo recientemente en Londres donde participó en el primer congreso de la campaña Manos Fuera de Venezuela (Hands Off Venezuela). Sin duda alguna su discurso impactó profundamente a los 200 delegados que atendieron el evento ya que no todos los días se tiene la oportunidad de recibir un informe directo acerca de la batalla de la clase obrera venezolana por el control obrero en las fábricas y del maravilloso movimiento de las masas venezolanas para acabar con la opresión capitalista de una vez por todas.

En esta entrevista, Fred Weston del equipo editorial de marxist.com habla con Rubén acerca de su actividad revolucionaria y sindical, sus opiniones acerca del presidente Chávez y la situación interna de la Unión Nacional de Trabajadores entre otros temas.

Fred Weston: Quién eres? Qué cargos sindicales tienes? Cuáles son tus orígenes en el movimiento? Hablanos un poco de ti.

Rubén Linares: Mi nombre es Rubén Darío Linares Silva. Soy vicepresidente de la Federación Unitaria del Transporte, miembro de la Unión Nacional de Trabajadores y soy parte de su Coordinadora Nacional. Me integré en el sindicalismo en el año 1998. Antes estaba activo en luchas comunitarias, luchaba por mejorar ciertas condiciones sociales en mi comunidad. Estuve involucrado en luchas vecinales por el agua potable, por el fluido eléctrico y también estuve en la lucha por el hospital Bucaral en Valencia que duró unos siete años.

Mi gremio profesional es el transporte, en mi país el transporte de pasajeros es realizado en un 80% por pequeños propietarios de camionetas o mini-buses que se agrupan en Asociaciones Civiles. Yo pertenezco a una de éstas. En 1997 hubo un enfrentamiento muy fuerte con el entonces alcalde de Valencia (Edo. Carabobo) en el cual se trancó (bloqueó) la ciudad, debido a situaciones de la dinámica de la lucha acabé dirigiendo aquella sin ser dirigente sindical – entonces la dirigencia sindical ya estaba en crisis en todos los sectores. Como producto de aquella situación hubo elecciones sindicales en Valencia donde deberíamos haber ganado por mayoría absoluta, pero intervino CTV, intervino Fedetransporte, intervino AD, intervino todo aquel que tuvo que intervenir y hubo un fraude gigantesco. La falta de experiencia y conocimiento del área sindical contribuyó también a nuestra derrota, con lo cual decidí aprender y me uní a varios movimientos sindicales para salir de aquella situación. Ya en aquel momento teníamos la candidatura de Hugo Chávez [a la presidencia del país] y comenzaron a constituirse grupos de electores a los que el pueblo llamó Frentes Constituyentes (FC), hubo los FC de las amas de casa, hubo los FC de los trabajadores, etc… esos eran los grupos que apoyaron la candidatura de Chávez. Una vez que Chávez gana estos FC, que habían cumplido su labor, perecieron y el único FC que trascendió fue el de los trabajadores. Se llamaban FC por que Chávez prometió una nueva Constitución. Todos los frentes constituyentes obreros nos unimos el primero de septiembre de 2001 y formamos la Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT). La FBT jugó un papel muy importante cuando el golpe de estado de Abril de 2002 y como FBT, más cohesionado y organizado enfrentamos el paro-sabotaje de la CTV y Fedecamaras. Hemos de decir que somos un conjunto de tendencias dentro del movimiento obrero donde lo que nos une es el apoyo al proceso revolucionario. La FBT nunca tuvo una composición orgánica o legal, pero hay ese sentimiento de apoyo a la revolución; con ese sentimiento y esa organización precaria enfrentamos a la CTV y de hecho organizamos a los gremios, organizamos a todos, los trabajadores respondieron masivamente y logramos derrotar el paro-sabotaje. Posteriormente para abril de 2003 formamos la UNT. Ésta es mi trayectoria sindical a grandes rasgos.

FW: Entraste en el sindicalismo en medio del proceso revolucionario bolivariano por que la vieja CTV es un sindicato burocratizado que ves como un instrumento de la reacción, no?

RL: Sí, ellos eran gente que defendían sus puestos mientras se olvidaban que lo fundamental era defender los derechos de los trabajadores.

FW: Sí, éste es un fenómeno internacional que pasa en los sindicatos de todo el mundo.

(Risas)

FW: Tú has venido aquí invitado por Manos Fuera de Venezuela para participar en su primera conferencia nacional. También sé que has tenido varias entrevistas y reuniones con sindicalistas británicos. Qué impresión te llevas de tus colegas sindicales en el Reino Unido?

RL: Realmente, todos con los que he hablado están ávidos de saber qué es lo que está pasando en Venezuela. Creo que ven a Venezuela con mucho interés. Siento que nos ven a nosotros en este proceso que sucede allá dentro de las profundidades de cambio que están pasando como pieza fundamental de cambio. La gente ve Venezuela como el lugar donde la “Gran Guerra” para acabar con el capitalismo ha empezado. A veces me quedo profundamente impresionado de ver que la gente está esperando a que triunfemos. Esto también lo he sentido en viajes que he hecho a Argentina y a Porto Alegre (Brasil). Puedo ver que hay esperanzas izadas para que nosotros logremos nuestro propósito. Siento que tenemos una gran responsabilidad cuando decimos que “sí, otro mundo es posible” como dice el eslogan del Foro Social Mundial, cuando nos referimos a la derrota de ese neoliberalismo, ese capitalismo… Sí, es posible derrotarlo, es derrotable y enterrable y podemos pasar a esa fase que es el Socialismo. Creo que podemos hacerlo y tenemos la obligación de derrotarlo.

FW:Venezuela a nivel internacional es el nivel más avanzado en la lucha contra el capitalismo. Para muchos trabajadores y activistas lo que está pasando en Venezuela es algo extraordinario. Venimos de un periodo de 20 o 30 años de derrotas para la clase obrera. Estamos hartos ya de gobiernos de derecha, de “Thatcheres”, etc. Aquí tenemos a Blair que solo defiende los intereses de los ricos, en Italia está Berlusconi, etc.

Nuestra gente se anima cuando ven a un presidente que habla de socialismo del siglo XXI. Es por esta razón por la que miramos a Venezuela. Ésta es la razón por la que Marxist.com lanzó la campaña Manos Fuera de Venezuela y apeló al movimiento obrero a participar en élla. Cuando el paro-sabotaje queríamos hacer ver a la gente que algo importante estaba pasando en Venezuela, que hay un movimiento social muy impresionante. Cómo ves ahora a esa clase obrera en Venezuela que ha estado mobilizandose durante tanto tiempo. Cómo se está desarrollando el debate acerca del control obrero? Hacia donde va ese proceso?

RL: El pueblo venezolano y los trabajadores que estamos diluidos dentro del pueblo hemos llevado a cabo dos acciones que deben rescatarse y resaltarse. Primero fue el “Caracazo” de 1989 y luego el 11,12 y 13 de abril de 2002. Lo que pasó en el “Caracazo” fue que todo el pueblo salió a protestar contra el sistema capitalista y contra las entregas que Carlos Andrés Pérez estaba haciendo en aquel momento a los capitalistas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y durante el golpe de estado la gente sale a rescatar a un presidente gritando a favor de la constitución. Hemos de decir que nadie dirigió aquello. No hay nadie que pueda decir que “yo saqué a las masas a la calle”, no hay absolutamente nadie; el pueblo salió espontáneamente. La primera vez fue en 1989 y fuimos masacrados, dicen que hubo entre 500 y 1,000 muertos, eso es mentira, hubo por lo menos 5,000 muertos, el ejército nos masacró y los partidos AD y COPEI apoyaron aquello y presentaron esta situación al mundo de una forma minimizada. La CTV jamás se pronunció, y eran los que se supone que representaban a los trabajadores, ahí se ve la degradación que ya traia de unos años atras. Ahí empezó a agudizarse. En el golpe de estado el pueblo salió con una razón, veiamos que aquello sucedió y que de repente el viernes por la tarde la gente salía masivamente a la calle y salía y salía. Como nosotros decimos salieron con solo un “arma” en la mano - ejemplares de la Constitución [Bolivariana]. La gente pedía que se reestableciera el hilo constitucional y querían a su presidente. Esta situación marca un cambio en la conciencia, esto demuestra que la gente quiere un cambio en la situación. Lógicamente el imperialismo de los EEUU está maniobrando para que no haya ese cambio, no quieren ese cambio. Primero está el golpe que ha sufrido a través de que no se les regale más petróleo, eso desnuda sus intenciones que siempre están con los ricos y jamás con los pueblos. El huracán Katrina los acaba de desnudar en cuanto a su trato hacia los pobres, la segregación y el racismo que practican.

En Venezuela los trabajadores actuamos durante el golpe diluidos en el pueblo; pero actuamos. El transporte de pasajeros respondió y en ningún momento paró, cuando en una alianza contra natura CTV y Fedecamaras se unen para echar al presidente [y organizan paros para ejercer presión]. Nosotros respondimos a aquello diciendo a los burócratas de CTV “Pero bueno, en que asamblea de trabajadores se te dio a ti permiso para lanzar este paro? Qué haces al lado del patrón?” La verdad es que no existe ni una sola acta en toda Venezuela que indique que los trabajadores dieron apoyo a ese paro [que precedió el golpe de estado]. El imperialismo con el apoyo brutal de la prensa da a entender al mundo que hay paros apoyados por la mayoría de los trabajadores pero los trabajadores no paramos. El transporte trabajó y esa fue la expresión más fehaciente que el golpe no tuvo apoyo entre los trabajadores.

Durante el paro-sabotaje, los obreros ya organizados respondieron desde la primera semana de diciembre de 2002, cuando empieza el paro-sabotaje. Ellos nos agredieron, no pudieron con nosotros en su golpe que se asemejaba al golpe contra Allende en Chile y decidieron asfixiar a Venezuela por donde entran los recursos; la industria petrolera. Ésta representa el 80% de nuestro PIB. La meritocracia lanza la consigna y 12,000 gerentes, técnicos, supervisores, personal de administración y seguridad se fueron a sus casas. Jamás ningún sindicato de los obreros en PDVSA secundó aquel paro. La CTV otra vez decidió que había un paro. Los trabajadores del sector eléctrico al ver que esto estaba pasando decideron tomar las instalaciones generadoras de energía y durante este paro-sabotaje no hubo apagones, ni ningún corte en el fluido eléctrico. El transporte continuó trabajando, hubo momentos en los que escaseó el combustible, hubo colas de 14 y 16 horas para conseguir unos pocos galones de gasolina. Los propietarios individuales [de mini-buses] hacían colas también y daban vueltas hasta que se les acababa el combustible y entonces volvían otra vez a las gasolineras a hacer la cola. Los trabajadores de la Ford lanzaron una advertencia muy clara a los directores y representantes de la multinacional en Venezuela - “Si cierras la fábrica te la abrimos, queremos trabajar y vamos a trabajar” decían los obreros. En el Estado de Aragua pasó lo mismo, CVG, Alcasa y otras compañías no pararon. Finalmente todos los gremios se dirigieron a los trabajadores del petróleo y les dijeron que habían de continuar con la producción. Y lo lograron. Los obreros lo lograron junto a unos pocos gerentes que se identificaban con el proceso. No importaba el quince y el último de mes para cobrar el salario, era más fuerte la necesidad de sacar el país adelante y de alentar la lucha. Esto era una cuestión de principios y convicción en un proceso que estamos haciendo no solo para nosotros, sinó para nuestros hijos y nietos. Los trabajadores y algunos gerentes se reunieron y dado que las computadoras habían sido destruidas fueron a buscar a técnicos y gerentes a sus casas. Les decíamos que regresaran y decían que no que regresarían hasta que Chávez se fuese. Nosotros, y digo nosotros por que fuimos todos los trabajadores, yo no soy trabajador petrolero pero también apoyé a los trabajadores petroleros que trabajaban dentro [de las instalaciones petroleras] y conseguimos superar todas las dificultades a pesar que PDV Marina trancó barcos para evitar que la ayuda internacional como el barco que venía con 500,000 galones de gasolina del Brasil entrara a Venezuela. Hubo control obrero durante 63 días. Demostramos claramente que podemos poner a funcionar y trabajar en las refinerías y los pozos petroleros sin patrones (…)

Con el tiempo los trabajadores sacamos las conclusiones que podemos funcionar más allá de los capitales, más allá de los empresarios, más allá de todo esto. Ésa es la etapa que ha hecho despertar a los trabajadores.

Los trabajadores, Qué estamos haciendo? Ahora mismo hemos de decir que hay una lucha de corrientes muy fuerte, esto hemos de reconocerlo. Hay unas corrientes que pretenden implantar una burocratización de la UNT, quieren volver al estilo CTV. Nosotros decimos a todo esto que no, que ha de haber un congreso estatutario, porque cuando se fundó la UNT hubo unos estatutos para pasar los requisitos legales de registro, pero hubo un acuerdo entre todos para rehacer los estatutos completamente. La fundación de la UNT fue el 5 de abril de 2003 y celebramos un congreso donde hubo 4 elementos a discutir: el código de ética, los estatutos, elecciones y declaración de principios, pero los estatutos no se aprobaron por que se creió que se habían de discutir más. Luego nos vino el tema del referéndum [revocatorio del 15 de agosto de 2005] y también mucho problema interno, con lo cual no se pudo celebrar el congreso. Ahora tenemos una fecha casi fija entre enero o febrero. Hay un sector muy fuerte con el que me identifico junto con Eduardo Piñate, Marcela Máspero, Orlando Chirino y Stalin Pérez entre otros que ha dicho que las elecciones y la aprobación de los estatutos han de ser hechos por la base. Pero hay otro sector que dice que lo que ha de haber es un “reacomodo” de los vigentes coordinadores nacionales. Hemos dicho claramente que han de haber elecciones de base. Nos dicen que en otros países esto no es así que hay elecciones de segundo grado y que debieramos reflejarnos en ese modelo.

Hay un sentimiento generalizado entre los trabajadores, y que nosotros reflejamos, en el que se piden elecciones de la dirección por la base y en eso estamos. También decimos que las minorías estén representadas.

FW: Esto es muy interesante, porque estais un paso por delante de Europa. En muchos sindicatos no hay elecciones como las que tú has descrito. Generalmente, hay maniobras y hay dirigentes que prácticamente se escogen a ellos mismos. Cuáles son tus perspectivas para Venezuela?

RL: Yo soy católico a mi manera y creo algo en Dios. Creo que el buen Dios nos mandó señales para que Hugo Chávez naciera en Venezuela. A lo mejor habría sido otro, pero el asunto es que nos tocó Hugo Chávez. Él emergió, lo intentó, fracasó, fue a la cárcel, salió y se presentó de candidato y el pueblo fue con él.

El neoliberalismo clasifica las clases en ABCD, los ricos, los algo menos ricos, las clases medias, los trabajadores y los pobres. Luego la dinámica de la vida desarrolló la E, que son lo más bajo de los pobres. Chávez es el presidente de la C, D y E, es el presidente de los pobres y los desposeidos. Entonces, qué sucede? Él tiene claro hacia donde va, no vamos a decir que lo sabe todo, pero lo tiene muy clarito.

Cuando el regresa del golpe de estado, regresa pidiendo perdón y diciendo que todos vamos a perdonarnos y avanzar con el país. Nosotros los de izquierdas no entendíamos nada, por que esperabamos que agarraríamos a los de la derecha y los meteríamos en la cárcel y los fusilaríamos si era posible, pero constitucionalmente no podíamos. Él dijo que esta revolución iba a ser pacífica y que la vía iba a ser la electoral, muchos de izquierda de toda la vida nos agarrabamos de los pelos y decíamos pero qué es esto? Las revoluciones han de ser violentas… pero él lo dijo así, y al final ha pasado que ha tenido razón nos ha llevado de victoría en victoria, también a través de procesos constitucionales y hemos ido a votar todo. Luego nos encontramos con las misiones, con la Misión Robinson, en la que todo el mundo aprende a leer, pero esto no se puede hacer a través de las estructuras del ministerio de educación son parte de la Cuarta República y se montan estructuras de base paralelas al estado. Luego nos vino el Barrio Adentro y otros programas sociales. Ha tenido muchos aciertos. También ha tenido errores, su error más grave fue confiar en Luis Miquilena al que llamó su padre político, al final Miquilena se quitó la careta y se pasó a la reacción. Esto demuestra que también se equivoca, también se equivocó con su primer presidente de PDVSA. Comete errores? Sí, pero las buenas intenciones están ahí.

Con respecto a los trabajadores, hemos de decir que va unas cuatro cuadras por delante de nosotros. Él nos invita a que iniciemos la cogestión, a que si queremos tomar compañías las tomemos, pero también nos dice que actuemos de una vez y de acuerdo con la Constitución [Bolivariana]. En otros países cuando los patronos abandonan las fábricas y los obreros las toman [los gobiernos] envían a la policía inmediatamente para desalojar a los obreros. En Venezuela nadie nos echa… Eso es Chávez. Chávez no puede faltar en nuestro proceso, no tenemos a nadie que le sustituya por el momento. Chávez ha declarado algo muy importante cuando dijo de avanzar hacia el Socialismo del Siglo XXI. Él es un tremendo comunicador y lo demostró cuando introdujo la “Contraloría Social” y la gente hace un año se preguntaba “cómo se come eso?”. Ahora tenemos a todos los venezolanos iendo detrás de los parlamentarios y alcaldes y pidiendoles explicaciones acerca de su gestión. Él es un gran comunicador.

Ahora tenemos el Socialismo y para darle un toque de novedad le pone “siglo XXI” al lado” (risas). Ténemos un pueblo con cerca dos millones de personas que han aprendido recientemente a leer y a escribir, otros millones que han acabado su educación primaria y están todos discutiendo el Socialismo. Hemos de entender que no han leido profundamente a Marx, ni a Engels, ni a Lenin, ni a Trotsky ni a Rosa Luxemburgo, ni ninguna de las grandes corrientes del pensamiento de izquierdas, pero el pueblo discute.

Tenemos una situación donde al igual que hace unos años fuimos a un referendo a cambiar el nombre de nuestro país a República Bolivariana, también soñamos que de aquí a 2 o 3 años nos llamen para que cambiemos el nombre a República Socialista Bolivariana de Venezuela.

FW: Muchas gracias Rubén

RL: A vosotros

 

Glosario

AD - Acción Democrática. Partido de tradición socialdemocrata que se asocia al antiguo régimen y a la oligarquía venezolana. Es parte integrante de la oposición a Hugo Chávez.

Barrio Adentro - Programa de Salud que emplea a casi 20,000 médicos cubanos y que proporciona atención médica a más del 70% de la población venezolana.

Contraloría Social - Mecanismo de control ciudadano sobre las administraciones públicas venezolanas. Por este método todos los funcionarios han de rendir cuentas a la comunidad acerca de su gestión.

COPEI - Partido social-cristiano que se alternó en el poder con AD hasta la llegada al poder de Hugo Chávez.

CTV - Sindicato controlado por AD, es una de las fuerzas motrices de la oposición a la revolución junto a Fedecamaras.

Cuarta República - Nombre que se da a los gobiernos que han precedido a Chávez desde la instauración de la democracia en 1958 después de la derrota del dictador Pérez Jiménez.

Fedecamaras - Asociación empresarial venezolana.

PDV Marina - Flota de barcos que pertenece a PDVSA.

Join Us

Join the International Marxist Tendency and help build a revolutionary organisation to participate in the struggle for socialism worldwide!

In order to join fill in this form and we will get back to you as soon as possible.