Alrededor de 50.000 miembros de la Unión de Trabajadores del Automóvil (United Auto Workers, UAW) se han puesto en huelga en las fábricas, almacenes y oficinas de ingeniería de General Motors en los EEUU. La huelga empezó a medianoche del domingo 15 de septiembre. El sindicato de camioneros (los “Teamsters”), que representa a los transportistas, declaró que respetaría los piquetes y no haría repartos a concesionarios hasta que terminara la huelga. Esta es la primera huelga en GM desde hace 12 años y forma parte de la creciente ola de huelgas y acciones sindicales que empezaron con la huelga de profesores en Virginia Occidental.

El 10 de noviembre habrá nuevas elecciones generales tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno. Serán las cuartas elecciones en 4 años, una situación sin precedentes en 42 años de “democracia”. Esto refleja la enorme inestabilidad social y debilidad que atraviesa el régimen político salido de la Transición. Aun así, este resultado era impensable hace 5 meses, cuando la izquierda obtuvo una victoria contundente contra la derecha ¿Cómo se ha llegado a esta situación? ¿Qué perspectivas se abren para estas elecciones, y más allá?

Davant la nova repressió del règim del 78, des de l’Octubre, part del Corrent Marxista Internacional, ens hi oposem frontalment. Les 9 detencions d’avui tenen totes les característiques d’un nou montatge policial. El comunicat de la Guàrdia Civil diu textualment que els detinguts “podrían estar preparados para llevar a cabo acciones violentas”, y “localizar, y en su caso, incautar pruebas”. Aquestes accions tenen la complicitat dels principals mitjans de comunicació: La Vanguardia diu “la Guardia Civil ha requisado material explosivo” matisant que és “pirotécnico”. La fiscalia els acusa de rebel·lió, terrorisme i tinença d’explosius.