Los intentos del gobierno foxista por impedir que Andrés Manuel López Obrador pudiese encabezar la candidatura del (Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la presidencia de la República, se ha convertido en el látigo que ha espoleado definitivamente el movimiento de masas contra la derecha, abriendo un nuevo período en la lucha de clases.