El ímpetu combativo de las masas sigue vivo a tal grado que toda la campaña de represión económica, legal y física no ha sido suficiente para mermarlo, sin embargo queda claro que la única manera triunfar es que el movimiento tome el poder en sus manos y solucione un conjunto de retos importantes.