Las multinacionales están saboteando con todos los medios a su alcance el proceso de nacionalización, tanto en el aspecto financiero como técnico. No están dispuestas a ceder ni un milímetro en sus privilegios.