Nada, absolutamente nada; ni las elecciones en Brasil o Nicaragua, o cualquier peripecia de la izquierda, guarda para los revolucionarios compromiso como al que nos está convocando la Comuna de Oaxaca y lo que puede significar la APPO como símbolo.