La tesis central de esto libro, desde el inicio hasta el final es: que la Revolución Bolivariana sólo puede triunfar si va más allá de los límites de la propiedad privada capitalista, expropiando a la oligarquía y transformándose en una revolución socialista. La revolución ha comenzado, pero no está acabada. El viejo aparato del Estado está aún en gran parte intacto y varias de las palancas decisivas de la economía (incluidos los bancos y la tierra) siguen en manos de la oligarquía venezolana.