El domingo 15 de octubre se desarrollaron las elecciones por la gubernatura de Tabasco. En estas elecciones un elemento a destacar fue el empleo de la misma táctica usada por el PAN para articular el fraude que llevó a Calderón a la Presidencia de la República: al igual que en las presidenciales en el caso del PAN, el gobierno tabasqueño actuó de la forma mas cínica y descarada para favorecer al candidato del PRI.