En esta segunda parte de nuestro análisis de las elecciones griegas (leer la primera parte en: Elecciones en Grecia: Si la Izquierda estuviera unida podía haber ganado) nos fijamos en la situación del Partido Comunista (KKE) y en el destino del PASOK, en la nueva situación de la derecha con los Griegos Independientes y el neo-nazi Amanecer Dorado, una advertencia de cómo se pueden desarrollar las cosas en el futuro -si la izquierda no es capaz de ofrecer una manera de salir del callejón sin salida- y, finalmente, indicamos el programa y las tácticas que deberían adoptarse con el fin de unir a la izquierda bajo un programa socialista revolucionario.