El gobierno de Cristina Kirchner anunció la expropiación del 51% de activos en la empresa argentina YPF, propiedad de la multinacional española REPSOL. La prensa procapitalista española, junto con la mayor parte de los representantes políticos, se ha lanzado inmediatamente a defender a REPSOL frente a lo que han venido a considerar como un “ataque intolerable contra los intereses españoles”