Sin lugar a dudas el pasado debate presidencial fue ganado por Andrés Manuel López Obrador. Las grandes televisoras nuevamente protegieron al principal candidato de la burguesía boicoteando la transmisión, TV Azteca se negó abiertamente a trasmitirlo (porque según ellos a la ciudadanía no le interesa, aunque tuvo mayor rating que el partido que ellos pasaron) o Televisa no pasándolo en el canal de mayor audiencia. A pesar de ello esta fue una gran oportunidad para romper el cerco informativo y Obrador lo aprovechó muy bien, mostrando lo vacío de la candidatura de Peña Nieto, dejando en claro que “el nuevo PRI” es más de lo mismo y que el candidato de la derecha es en realidad un fiel representante de lo peor del PRI y un simple títere de quienes realmente gobiernan México, ese pequeño puñado de potentados que concentran en sus manos las grandes riquezas a costa de la pobreza de millones.

Il risultato delle amministrative del 5-6 maggio è buon testimone dei rapidi cambiamenti in atto in tutta Europa (e quindi anche in Italia), se si guarda alla profondità dello scossone che ha determinato una consultazione elettorale che, in definitiva, interessava ventitre comuni capoluogo di provincia più alcune decine di altre città.