Spanish

Este 8 de marzo una nueva marcha histórica ha colmado las calles de Chile en el contexto del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Según las organizadoras, alrededor de 2 millones marcharon sólo en Santiago, y la cifra a nivel nacional alcanza los 3,5 millones de personas. Dos jornadas de “Huelga General Feminista” fueron convocadas para este 8 y 9 de marzo, por la Coordinadora Feminista 8M. El llamado es en particular contra el Terrorismo de Estado. Las mujeres están en la primera línea de la rebelión iniciada en octubre, tanto físicamente como avanzando demandas, por los derechos sociales, y contra la violencia y la impunidad.

En el día 9 de marzo, compañeras y compañeros de la Corriente Socialista militante participamos en las marchas y paros en conmemoración al día Internacional de la mujer trabajadora, estuvimos siguiendo las movilizaciones en CABA y en Rosario. En ambos lugares las marchas fueron multitudinarias, sólo en Rosario se reunieron más de 50 mil personas entre mujeres, hombres y jóvenes, mezclados en partidos políticos, agrupaciones feministas y sindicatos, que marcharon hasta el monumento a la Bandera.

El coronavirus se ha convertido en el catalizador de un colapso en los mercados bursátiles, con caídas drásticas en todas partes en este "lunes negro". La epidemia reciente es un accidente histórico que ha expuesto la profunda enfermedad del sistema capitalista, que en cualquier momento corre el riesgo de caer en una recesión aún más profunda que en 2008.

Más de ciento cincuenta mil mujeres y hombres marchamos en las calles de la Ciudad de México, nos dimos cita en el Monumento a la Revolución, que no fue capaz de albergar a los que salimos a manifestarnos rumbo al Zócalo de la Ciudad de México, la rabia, la indignación se hizo presente, la manifestación se replicó por todo el país, no es casual, la ola de violencia y feminicidios es grotesca.

La violencia hacia la mujer en México es la máxima expresión de la decadencia del sistema capitalista. La esclavitud asalariada bajo el actual sistema se recrudece para nosotras las mujeres, si el capitalismo representa sumisión, explotación y violencia para la clase trabajadora en general, para nosotras las mujeres y trabajadoras el peso de nuestras cadenas se duplica.

Para ayudar a conocer las ideas fundamentales de marxismo, y contestar a los mitos más relevantes sobre estas ideas, hemos elaborado una serie de respuestas a las preguntas más frecuentes sobre el socialismo, el comunismo y la revolución. El objetivo es armarnos con los argumentos necesarios para defender con confianza las ideas del marxismo cuando hablamos con otras personas –y, al mismo tiempo, proveernos de las herramientas teóricas necesarias en la lucha por un cambio revolucionario.

La teoría marxista es la base sobre la cual se apoyan nuestros análisis, perspectivas, programa, y participación en el movimiento. Es nuestra "guía para la acción". Esta es la razón por la que la Corriente Marxista Internacional pone tanto énfasis en la educación política. Con este fin, iremos publicando una serie de guías de lectura sobre una variedad de temas diferentes. La actual, que es la primera de nuestra serie, se ocupa de los fundamentos básicos del marxismo.

En este artículo analizamos la crisis del capitalismo, la creciente desigualdad en el mundo en la actualidad, el potencial para transformar nuestras vidas sobre la base de la tecnología moderna y explica por qué debes unirte a la lucha por la transformación socialista revolucionaria de la sociedad.

La existencia de la Unión Soviética (la URSS, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dominó la escena política mundial durante la mayor parte del pasado siglo XX. Eso no fue una casualidad. La URSS surgió del mayor acontecimiento político habido en la historia humana, la Revolución Rusa de 1917. Por primera vez, las clases oprimidas se levantaban y conseguían establecer un régimen social que se proponía terminar con la explotación y la opresión sobre las bases del Socialismo Científico, no sólo en la URSS sino en todo el mundo.

La elección de Donald Trump en Estados Unidos y el auge de Marine Le Pen en las elecciones presidenciales francesas han sido, naturalmente, recibidas con alarma por millones de personas en todo el mundo. Algunos incluso, han advertido de un nuevo auge del fascismo. Como marxistas, creemos que es importante no sustituir un análisis serio por el alarmismo y la exageración. En este artículo, Rob Sewell –editor de Socialist Appeal– pregunta: ¿Qué es el fascismo? y ¿es una amenaza inminente hoy?

Alma Chavarría Farel, tenía 13 años cuando fue asesinada después de haber sido violada. Eso ocurrió el 23 de enero de 1993; fue el primer caso de feminicidio documentado.

Sara Abigail Salinas Sandoval fue una mujer proletaria, cuidaba su salud, era muy activa y metódica, hacia deporte y especialmente disfrutaba salir a rodar con grupos de ciclistas para recorrer largas distancias en carretera. Era una chica a la que le era sencillo simpatizar con las personas, se hizo de amistades de los más diversos círculos sociales. Sus planes eran salir adelante, poner un negocio (un café) y continuar sus estudios. Fue alumna de la carrera de Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Tenía talento para tocar el piano, lo hacía de manera empírica, y le gustaba tomar fotografías, cosa que hacía muy bien.

El día viernes 28 de febrero, los camaradas Alfredo Chirinos, Gerente de Operaciones Especiales de PDVSA, y su compañera, Aryenis Torrealba, Gerente de Operaciones de Crudo de PDVSA, fueron detenidos por cuerpos de inteligencia del Estado en la sede administrativa de la empresa en Caracas. Aún no se sabe de su paradero. No se les ha permitido comunicarse con familiares, ni contar con un abogado durante el proceso.

El siguiente artículo, publicado originalmente el 26 de febrero por Sinistra classe rivoluzione, critica la respuesta del gobierno italiano a la epidemia de coronavirus. En lugar de informar al público y proteger la salud pública, el gobierno ha creado un pánico innecesario, promulgado medidas ineficientes y suprimido los derechos de huelga y de reunión pública.