La primera señal del inminente colapso del acuerdo entre Rusia y los EE.UU. llegó el sábado cuando ataques aéreos encabezados por Estados Unidos alcanzaron posiciones del ejército sirio que realizaban una ofensiva contra el Estado Islámico cerca de la ciudad de Deir-Ezzour. El ataque aéreo que mató a 90 soldados e hirió a otros tantos, fue un mazazo para las fuerzas leales al régimen que controlan cerca de la mitad de la ciudad central de Siria y que llevan casi dos años asediados por el Estado Islámico.

Después de casi once horas de acalorado debate parlamentario, Cameron logró una gran mayoría parlamentaria para el bombardeo de Siria. Se desenterraron y utilizaron todo tipo de argumentos para justificar esta acción. Incluso el arzobispo de Canterbury declaró su apoyo a esta "guerra justa", como la Iglesia había hecho en todas las ocasiones anteriores.

Como ya indicamos en previos artículos, el derribo de un avión de combate ruso en Siria por parte del ejército turco fue claramente una provocación del Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Su objetivo era romper la alianza formada entre Rusia y Occidente con respecto a Siria. Ha conseguido lo contrario, al dejar aislada aún más a Turquía y acercar a las principales potencias mundiales entre sí, mientras Turquía y Arabia Saudita han quedado a un lado.

Esta mañana [24 de noviembre, NdT] el ejército turco derribó un avión militar ruso en la frontera con Siria. No está claro hasta el momento si el disparo que derribó al avión ruso fue realizado desde tierra o desde aviones turcos. Pero eso es un mero detalle. Lo que es evidente es que se trató de una provocación descarada de la camarilla gobernante en Turquía.

El pasado 3 de noviembre, el partido del Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el Partido AK (AKP), obtuvo una cómoda mayoría en el Parlamento de Turquía. Para muchos de los miles de jóvenes radicalizados y trabajadores esto se vivió con enorme decepción. ¿Cómo pudo conseguir el apoyo de amplios sectores de la población este asesino descarado y aspirante a déspota?

Durante las últimas semanas los medios de comunicación internacionales han informado de crecientes tensiones y violencia diaria de forma escalonada  en Palestina e Israel, pero se han centrado principalmente en una  serie de ataques desesperados con cuchillo ejecutados por jóvenes palestinos cuyos objetivos al azar son israelíes ordinarios mientras esperan en las paradas de autobús, que transitan en los espacios públicos o caminan en las calles de Jerusalén y otras ciudades.

Publicamos un artículo de nuestros compañeros de la Liga de Acción Comunista (Marruecos) sobre la avalancha  producida en la zona de Mina (a a10 kilómetros de La Meca) el pasado 24 de septiembre, y que provocó la muerte de unos 800 peregrinos. El artículo fue publicado originalmente en árabe el pasado 5 de octubre.

Al menos 98 personas han muerto por dos explosiones en el mayor ataque terrorista de la historia turca, cientos más han resultado heridas. Esta es una clara continuación de la campaña de terror contra las fuerzas de izquierda en Turquía, pero ha provocado una reacción enérgica de decenas de miles de personas que han salido a las calles para protestar contra el gobierno y sus matones.

El pasado lunes 28 de septiembre, por primera vez en diez años, el presidente ruso Vladimir Putin asistió a la Asamblea General de las Naciones Unidas, tras la cual mantuvo una reunión a puerta cerrada con el presidente estadounidense Barack Obama. Hace apenas un mes, dicha reunión hubiera parecido casi imposible. El rápido deterioro de las relaciones entre los gobiernos occidentales y Rusia, por las duras sanciones impuestas al país a raíz de la crisis ucraniana, han convertido a Putin en el hombre más vilipendiado en los medios de comunicación occidentales.

Turquía se está deslizando hacia la guerra civil. Durante los últimos meses las tensiones en Turquía han ido en aumento. Con el fin de sortear la lucha de clases que se levanta contra él, Erdoğan ha lanzado una ofensiva para provocar una guerra civil a gran escala en líneas nacionales.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!