Egipto fue sacudido ayer [domingo 9 de abril, NdT] por atentados suicidas en importantes ciudades que dieron como resultado, al menos, 45 muertos y más de 100 heridos. En la segunda ciudad del país, Alejandría, tuvo lugar un ataque en la entrada de la catedral de San Marcos con el resultado de 16 personas muertas. Dos horas antes en Tanta, una ciudad en el delta del Nilo, un atentado con bomba en una iglesia mató a 29. Hay informes no confirmados de más ataques a iglesias en todo el país.

Ayer, la marina de Estados Unidos puso en marcha una serie de ataques con misiles contra la base aérea de Al Shayrat en la gobernación central de Homs en Siria. Se afirma que siete personas han muerto y que varios aviones de combate han sido dañados.

Una vez más Egipto está al borde de un importante punto de inflexión. Tres años después de que Abdel Fatah al-Sisi llegara al poder, su régimen está sumiéndose en una crisis a todos los niveles.

La primera señal del inminente colapso del acuerdo entre Rusia y los EE.UU. llegó el sábado cuando ataques aéreos encabezados por Estados Unidos alcanzaron posiciones del ejército sirio que realizaban una ofensiva contra el Estado Islámico cerca de la ciudad de Deir-Ezzour. El ataque aéreo que mató a 90 soldados e hirió a otros tantos, fue un mazazo para las fuerzas leales al régimen que controlan cerca de la mitad de la ciudad central de Siria y que llevan casi dos años asediados por el Estado Islámico.

Después de casi once horas de acalorado debate parlamentario, Cameron logró una gran mayoría parlamentaria para el bombardeo de Siria. Se desenterraron y utilizaron todo tipo de argumentos para justificar esta acción. Incluso el arzobispo de Canterbury declaró su apoyo a esta "guerra justa", como la Iglesia había hecho en todas las ocasiones anteriores.

Como ya indicamos en previos artículos, el derribo de un avión de combate ruso en Siria por parte del ejército turco fue claramente una provocación del Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Su objetivo era romper la alianza formada entre Rusia y Occidente con respecto a Siria. Ha conseguido lo contrario, al dejar aislada aún más a Turquía y acercar a las principales potencias mundiales entre sí, mientras Turquía y Arabia Saudita han quedado a un lado.

Esta mañana [24 de noviembre, NdT] el ejército turco derribó un avión militar ruso en la frontera con Siria. No está claro hasta el momento si el disparo que derribó al avión ruso fue realizado desde tierra o desde aviones turcos. Pero eso es un mero detalle. Lo que es evidente es que se trató de una provocación descarada de la camarilla gobernante en Turquía.

El pasado 3 de noviembre, el partido del Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el Partido AK (AKP), obtuvo una cómoda mayoría en el Parlamento de Turquía. Para muchos de los miles de jóvenes radicalizados y trabajadores esto se vivió con enorme decepción. ¿Cómo pudo conseguir el apoyo de amplios sectores de la población este asesino descarado y aspirante a déspota?

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!