Haití: asesinado el presidente Jovenel Moïse

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, ha sido asesinado esta madrugada en su domicilio por hombres armados no identificados. En el momento de redactar este informe, no está claro quién ha llevado a cabo este ataque ni con qué fin.


FUENTE ORIGINAL

Con el país sumido en una crisis más profunda cada día, existe ahora la posibilidad de que se produzca una intensa lucha por el poder entre diversos actores, entre ellos el Primer Ministro, los tribunales, así como las fuerzas armadas e incluso las poderosas pandillas de Haití. El hecho es que Moïse, un presidente corrupto, autoritario y de derechas, respaldado en un principio por el imperialismo estadounidense, estaba cada vez más aislado, y había muchos grupos diferentes que tenían interés en su destitución.

Preguntas sin respuesta

Los medios de comunicación han informado que hombres armados irrumpieron en la residencia privada de Moïse a la 1 de la madrugada de ayer en Pétionville, un rico suburbio de Puerto Príncipe. La zona alberga a la clase dirigente y a la élite política de Haití y está bien vigilada, al igual que la casa de Moïse.

Unos hombres armados irrumpieron en la residencia de Moïse y, al parecer, lo mataron a tiros, mientras que su esposa resultó herida en el ataque. Según algunos informes, su esposa también ha fallecido a causa de las heridas, pero esto no está claro por el momento.

Varios medios de comunicación informan que los hombres armados hablaron en español y/o en inglés durante el ataque. Algunos informes y vídeos publicados por el Miami Herald muestran a los hombres afirmando ser miembros de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) mientras entraban al barrio y a la casa vigilada. No parece que los hombres se enfrentaran a ninguna oposición al entrar en el barrio o en la residencia de Moïse, lo que plantea dudas sobre quiénes estaban implicados y el alcance de la operación.

Un vídeo publicado en el sitio web del Miami Herald, aparentemente tomado durante el ataque, muestra a un hombre con acento estadounidense hablando por un megáfono en inglés: "Operación de la DEA. Que todo el mundo se retire. Operación de la DEA. Todo el mundo retroceda, retírese".

El Primer Ministro interino de Haití, Claude Joseph, ha dicho que los responsables del asesinato de Moïse eran mercenarios, pero hasta ahora no se sabe con certeza quiénes son o para quiénes trabajaban.

Profundización de la crisis

Haití atraviesa desde hace tiempo una grave crisis económica, social y política. La crisis económica mundial y la pandemia de COVID-19 han agravado una situación económica cada vez más deteriorada, que ha desembocado en una crisis política y social generalizada. Toda la situación se ha agravado con el auge de las poderosas pandillas haitianas, que han desatado una ola de terror en los barrios más pobres de Haití, donde la oposición al régimen de Moïse era fuerte.

El gobierno de Moïse se había vuelto cada vez más autoritario. Había gobernado por decreto durante casi dos años tras disolver el Parlamento cuando no se pudieron organizar las elecciones. A través de varios decretos, había quedado claro que Moïse estaba aumentando el poder de la presidencia y limitando los poderes del parlamento y los tribunales. La propia clase política se estaba poniendo nerviosa y pasó a la oposición, para proteger su propio poder e intereses.

Moïse restableció las fuerzas armadas de Haití, aumentó los poderes de la policía y creó una Agencia Nacional de Inteligencia, que en realidad sólo rendía cuentas al presidente. Moïse también había propuesto un referéndum para establecer una nueva constitución, que también habría aumentado los poderes del presidente. Dicho referéndum era ilegal según la constitución vigente y era el mismo método utilizado por Duvalier para establecer su dictadura.

Moïse se mantuvo en el poder más allá de su mandato, que según muchos terminó en febrero de este año. En un esfuerzo por proteger sus intereses y reafirmarse, la oposición burguesa, a través de los tribunales, declaró ilegal el gobierno de Moïse más allá del 7 de febrero -el final de su mandato- y pidió su dimisión. Un juez del Tribunal Supremo fue declarado presidente interino por la oposición. Pero este intento de destituir a Moïse del poder por parte de la oposición burguesa utilizando sectores del aparato estatal fue derrotado cuando el presidente desplegó las fuerzas armadas, y los líderes de la oposición fueron arrestados. Está claro que los líderes burgueses de la llamada oposición democrática no estaban dispuestos a confiar en la movilización de masas de los trabajadores y los pobres para derrocar a Moïse en las calles y, como resultado, su intento a mitad de camino, fracasó.

Las masas haitianas han demostrado un enorme coraje y resistencia en una oleada tras otra de manifestaciones y huelgas masivas durante los últimos tres años. Lo que les falta es una dirección dispuesta a llegar hasta el final y derrocar todo el régimen podrido. Ahora los mismos "demócratas" burgueses que fueron incapaces de destituir a Moïse han emitido una declaración conjunta lamentando su muerte. Las masas ciertamente no lo lloran. La declaración de la Dirección Política de la Oposición Democrática (DIRPOD) no sólo condena la muerte de Moïse, sino que también "pide a la policía nacional que tome todas las medidas para proteger la vida y los bienes de todos en la complicada situación actual de Haití". ¡Esta es la misma policía que ha sido utilizada para reprimir brutalmente a las masas haitianas cada vez que han salido a la calle! En lugar de llamar a las masas a movilizarse para aprovechar el vacío de poder para imponer una solución en su propio interés, la declaración de los dirigentes de la oposición democrática "exhorta a la población a mantener la calma, no participando en disturbios ni en actos de violencia contra las personas para evitar complicar aún más la ya preocupante situación del país".

En los meses transcurridos desde la crisis política de febrero, Haití se ha sumido en una crisis de violencia y secuestros, impulsada por poderosas pandillas como el G9. En las dos primeras semanas de junio de este año, unas 8.500 mujeres y niños se vieron obligados a huir de sus hogares. Se han producido decenas de atentados, múltiples masacres en barrios pobres, centenares de viviendas destruidas e incendiadas, y varios destacados periodistas y líderes de la oposición han sido asesinados. Se cree que las pandillas trabajaban con el régimen de Moïse, y que las masacres y los asesinatos tenían como objetivo diezmar la oposición a su gobierno.

Según la ONU, en los últimos nueve meses unas 14.000 personas han sido desplazadas como consecuencia de la violencia de las pandillas sólo en Puerto Príncipe. En medio de todo esto, los casos de COVID y las muertes resultantes también habían aumentado considerablemente. Para subrayar la crisis humanitaria que se está produciendo en Haití, en total, unas 650.000 personas están actualmente desplazadas en el país, incluidas 500.000 en el área metropolitana de Puerto Príncipe.

Moïse cada vez más aislado

En respuesta a estas acciones autoritarias, se había producido un sostenido movimiento de masas contra los pasos de Moïse hacia la dictadura. El referéndum constitucional estaba previsto para finales de junio de este año, pero ante la oposición generalizada se acabó posponiendo.

El régimen de Moïse había invertido considerables recursos en una campaña para reforzar el apoyo a la nueva constitución y a las medidas propuestas. El apoyo al referéndum era muy escaso. En cada parada de la campaña, las masas salían a la calle llamando al boicot. Se trata de una continuación directa del movimiento de masas que, si bien no apoya a los tribunales ni a la oposición burguesa, también se ha movilizado y ha pedido la dimisión de Moïse.

En los últimos meses, Jovenel estaba cada vez más aislado. La oposición a su gobierno y al proyecto de constitución era generalizada en Haití. Tuvo muy poco apoyo para llegar al poder, con una participación electoral de sólo el 21%, y un fraude electoral generalizado. Estados Unidos y la Unión Europea incluso acabaron anunciando su oposición, eliminando pilares internacionales clave de apoyo al régimen de Moïse.

Incluso el propio partido de Moïse, el PHTK, se había manifestado en contra de sus planes para el referéndum constitucional. El propio partido del presidente era efectivamente su último pilar de apoyo a sus planes de referéndum. La razón de la oposición del PHTK sigue sin estar clara. Algunos creen que se trataba de una maniobra inteligente que le daba a Moïse una salida a la situación, permitiendo al partido gobernante salvar la imagen, mientras que otros creían que representaba una profunda división en el partido gobernante. Desde hace meses se rumorea que Michel Martelly, el anterior presidente y figura importante del PHTK, había estado planeando presentarse contra Moïse en las próximas elecciones presidenciales en un intento de impedir que los tribunales y la oposición establecieran un gobierno de transición.

Vacío de poder

Una enmienda a la Constitución de 2011 establece que el Consejo de Ministros, bajo la dirección del Primer Ministro, debe asumir el poder en caso de destitución, dimisión o incapacidad del Presidente. Sin embargo, sin un parlamento que funcione y con el Estado en total caos, no está claro quién tomará exactamente el poder y cómo lo mantendrá.

Como informa el Miami Herald, actualmente sólo hay 10 funcionarios electos en Haití, todos ellos senadores. El actual primer ministro interino, Claude Joseph, nunca fue ratificado por el parlamento (debido a su disolución) y dimitió. Esta misma semana, Moïse nombró a un nuevo Primer Ministro, Ariel Henry, pero tampoco ha jurado su cargo. Habría sido el sexto Primer Ministro durante el mandato de Moïse. Hubo una amplia oposición a su nombramiento, ya que se cuestionó el derecho de Moïse a nombrar un nuevo Primer Ministro, dado que su mandato había terminado en febrero. Ninguno de los dos primeros ministros tiene poder legítimo, ya que su cargo no puede ser ratificado legalmente por el Parlamento. En estos momentos, incluso la Corte Suprema, con poderes constitucionales claves, se encuentra en un total caos, ya que su presidente falleció recientemente como consecuencia de complicaciones por el COVID.

La CNN informa de que el Primer Ministro interino ha tomado el mando y ha declarado el estado de sitio, que está un paso por encima del estado de emergencia y un paso por debajo del estado de guerra. La policía y las fuerzas armadas se han desplegado en las calles y, según el Primer Ministro Joseph, "tienen la situación de seguridad del país bajo control". Esto parece difícil de creer, dado que el Presidente acaba de ser asesinado bajo su vigilancia.

No está claro si se trata de un asesinato diseñado para crear más inestabilidad que justifique un futuro golpe de estado, o si se está produciendo un golpe de estado ahora mismo, ni tampoco el papel de la policía, las fuerzas armadas y las pandillas. Dado el aislamiento del Presidente y la oposición a su régimen, hay muchas, muchas posibilidades. Desde el punto de vista de las masas de trabajadores, los pobres y los jóvenes, sólo pueden confiar en sus propias fuerzas. La pobreza, el desempleo masivo, la violencia, ninguno de estos flagelos que azotan a millones de haitianos son el resultado de causas naturales ni del destino. Son la consecuencia de la intervención y la intromisión imperialista, del aplastamiento reiterado de cualquier intento de las masas por tomar el futuro en sus manos. El imperialismo norteamericano y europeo podría tratar de aprovechar la situación para instalar un gobierno que podría considerar un interlocutor seguro. Ya el editorial del Miami Herald pide que Estados Unidos "dé un paso adelante, claro y fuerte, para respaldar la democracia en ese torturado país". Sabemos que cuando hablan de "democracia", se refieren a un gobierno títere del imperialismo estadounidense. La oposición burguesa también intentará imponerse, para poder gobernar en lugar de la otra banda burguesa que rodeaba a Moïse. Las masas no deben confiar en ninguno de ellos.

Continuaremos siguiendo la situación y ofreceremos un análisis más completo a medida que se desarrollen los acontecimientos y se aclaren los hechos.

Join Us

Join the International Marxist Tendency and help build a revolutionary organisation to participate in the struggle for socialism worldwide!

In order to join fill in this form and we will get back to you as soon as possible.