Golpe de Estado en Birmania: otro clavo en el ataúd del liberalismo

Al organizar un golpe rápido contra Aung San Suu Kyi (ASSK), los generales de Birmania han acabado con la ilusión, ya agonizante, de la liberalización de Birmania del dominio de Estados Unidos.


FUENTE ORIGINAL

El domingo (31 de enero) fueron arrestados Aung San Suu Kyi, la "Asesora de Estado" de Birmania, y los principales ministros y líderes del partido de ASSK, la Liga Nacional para la Democracia (NLD). Después de esto, el golpe fue anunciado por U Myint Swe, el vicepresidente designado por el ejército del gobierno de Suu Kyi, que ha declarado el estado de emergencia durante un año, tiempo luego del cual promete que se llevarán a cabo nuevas elecciones.

Todos los poderes se han transferido a los militares según lo dispuesto en la constitución que ellos mismos redactaron en 2008, que fue diseñada para facilitar tal golpe. Se cortó el Internet y luego se restauró, mientras que los servicios de telefonía móvil permanecen también bloqueados. En lo esencial, a los parlamentarios recién elegidos, principalmente del partido de ASSK, se les ha impedido reunirse en lo que (no por casualidad) debería ser el primer día del nuevo parlamento.

¿Qué hay detrás de este golpe? ¿Seguramente los militares tenían necesidad de ejecutarlo? Ellos redactaron la constitución de 2008 que permitió a ASSK llegar al poder (limitado) en 2011, un proceso que diseñaron para obtener una mayor inversión de Occidente y asegurar su posición, en lugar de terminar derrocados en una "revolución de color" respaldada por Estados Unidos. Esta constitución garantizaba su papel y parecía funcionar. De hecho, funcionó tan bien que la aureola democrática de ASSK quedó comprometida ante los ojos de Occidente, cuando apoyó activamente su campaña genocida contra los rohinyás, hasta el extremo de defenderla en La Haya en 2019. Se asoció mucho con el ejército, presentando una imagen de "unidad nacional", e incluso se detuvo a periodistas que informaban sobre las masacres. En una conferencia en Singapur, dijo que su relación con los militares "no era tan mala".

¿Por qué ahora?

Entonces, ¿por qué ha sido tan contraproducente el golpe? Por las mismas razones por las que cualquier burócrata debe eliminar a todo suplente que se desempeñe demasiado bien. No importó cuán bien sirvió diligentemente a sus excarceleros, nunca pudo ganarse su confianza, porque era vista abrumadoramente más popular y legítima que ellos, siendo percibida como la madre de la nación que, como todos saben, fue oprimida injustamente por la misma gente que todavía estaba en el cargo. Esta era una alianza fundamentalmente inestable.

Las reglas y regulaciones establecidas en el compromiso entre ASSK y los militares significaban que en realidad había muy poco espacio para que ASSK y su partido hicieran cambios constitucionales. Sin embargo, sus temores claramente no eran del todo infundados. En marzo del año pasado, el partido de ASSK propuso una enmienda constitucional para permitirle convertirse en presidenta, algo que los militares claramente no podían tolerar ya que ellos diseñaron la nueva constitución específicamente para que ella nunca pudiera ser presidenta (dicha constitución establece que nadie puede ser presidente si sus hijos son extranjeros, como los de ella). Esta enmienda, sin embargo, fue rechazada gracias a los privilegios constitucionales otorgados a los militares.

El retirar la enmienda el año pasado también parece ser una especie de error táctico, porque solo unos meses después, en noviembre, había previstas elecciones generales. En esta elección, ASSK y su partido obtuvieron una victoria aplastante aún mayor que la última vez. Este podría haber sido el motor que impulsara el cambio constitucional que tanto tiempo deseaba, y sin duda los militares entendieron el peligro. Su victoria subrayó la insostenibilidad de esta alianza. Ella se estaba volviendo más poderosa, y tenían que detener esto antes de que fuera demasiado tarde.

Desde esas elecciones los militares se han quejado de un supuesto fraude para explicar su aplastante victoria. Exigieron al gobierno “abolir la Comisión Electoral; que se cuenten todos los votos emitidos en las elecciones del 8 de noviembre con la ayuda de las fuerzas armadas; y que se posponga la apertura del nuevo Parlamento”. (The Irrawaddy, 29 de enero de 2021)

El último punto es muy revelador, al igual que la fecha del golpe, que coincide exactamente con la apertura del nuevo parlamento. Claramente, los generales querían evitar que impulsara cambios constitucionales que pudieran restringir su poder y privilegios.

Este proceso ha destruido la utopía de la transición gestionada a la democracia burguesa en Birmania. Hace diez años, la transformación en Birmania fue una luz brillante en un mundo cada vez más oscuro para los imperialistas occidentales, una prueba aparente de que el futuro aún estaba en la democracia liberal dominada por Estados Unidos y en el libre comercio (en términos estadounidenses). Los años siguientes, poco a poco, han desengañado a la gente con esta ilusión, y los acontecimientos del domingo 31 de enero son literalmente el golpe de gracia a esta ilusión.

Algunos se preguntan si China está detrás del golpe. Esto parece poco probable, porque el régimen, incluida ASSK, había dejado claro que estaban alineados con China. Hace un año, Xi Jinping se reunió con ASSK en Naypyidaw y firmó 33 acuerdos relacionados con infraestructura, comercio y manufacturas. El país es un miembro que ha pagado completamente su ingreso a la iniciativa Belt and Road de China. Hace solo unas semanas, el gobierno de ASSK se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, quien prometió el apoyo de China al régimen con respecto a los rohinyás, así como 300.000 dosis de vacunas chinas contra el coronavirus. A cambio, Win Myint, el entonces presidente (ahora depuesto) y miembro del partido de ASSK, prometió que Birmania continuará apoyando la posición de China en asuntos relacionados con Taiwán, Tíbet y Sinkiang.

Lo más importante es que en esta reunión se acordó proceder con el puerto de aguas profundas planificado desde hace mucho tiempo en el estado de Rajine (lugar del genocidio contra los rohinyás), junto con la asociada "Zona Económica Especial". Esto permitirá de manera crucial que el comercio chino eluda el Estrecho de Malaca controlado por la Marina de los Estados Unidos alrededor de Malasia, debilitando significativamente la influencia del imperialismo estadounidense en la región.

Entonces, parece poco probable que China haya orquestado el golpe, que podría desestabilizar seriamente a quien ya era un aliado que le daba lo que quería. Sin embargo, no hay duda de que el nuevo régimen, despojado de ASSK, será aún más pro-China que antes (para ello el golpe se debería consolidar, aunque parece difícil que lo aseguren). Esto queda claro en el contraste entre las declaraciones de Estados Unidos y China después del golpe. Estados Unidos y todas las potencias occidentales lo han condenado, pero China simplemente se ha "percatado" del golpe, no deseando alejarse del nuevo régimen, pero también manteniendo la puerta abierta en su relación con ASSK en caso de que regrese al poder.

Como dijo Daniel Russell, el máximo diplomático de Obama en Asia Oriental, “Este es un gran revés, no solo para la democracia en Birmania, sino también para los intereses de Estados Unidos. Es otro recordatorio de que la ausencia prolongada de un compromiso estadounidense creíble y constante en la región ha envalentonado a las fuerzas antidemocráticas". (The Guardian, 1 de febrero de 2021)

Como explicó Trotsky hace tiempo, no hay burguesía progresista, porque están unidas en su afán de mantener el capitalismo, con toda su explotación y pobreza. En sus propias palabras, ASSK explicó que ella nunca quiso una revolución que pudiera barrer el antiguo régimen, “No queremos alentar el tipo de revoluciones que [podrían] poner patas arriba a nuestro país. Seremos pacientes pero perseverantes”.

Es necesario afimar que su paciencia no ha valido la pena. Como escribimos el año pasado, ella piensa que “al hacerle un favor a la junta, es de esperar que le otorguen las reformas democráticas (mínimas) que desea. Pero está claro que nunca otorgarán reformas democráticas que realmente amenacen el poder y los privilegios de los militares, por lo que este camino liberal se revela nada más que como una complicidad en los esfuerzos de la clase dominante por engañar a las masas. La única forma de sacar a la junta del poder es precisamente a través de una revolución que 'pondrá al país patas arriba' ".

Preparando una reacción violenta

La cobardía del enfoque liberal radica en el miedo a la revolución antes mencionado, el miedo a las masas. ASSK y su partido son liberales burgueses y, como tales, solo quieren reformar gradualmente el régimen para que el "mercado libre" penetre más profundamente. Esta misma actitud se puede ver incluso en este momento, como dijo el portavoz de la NLD, Myo Nyunt, en respuesta al golpe: "Quiero decirle a nuestro pueblo que no responda precipitadamente y quiero que actúe de acuerdo con la ley", la ley sagrada que fue redactada por la junta militar precisamente para que pueda organizar fácilmente golpes como éste.

Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que ASSK fomente una especie de movimiento de masas o levantamiento contra el golpe, dado que su propia libertad está en juego. Es por eso que ahora ha emitido un comunicado llamando a la protesta y a la resistencia contra el golpe.

El odio hacia los militares entre las amplias masas es evidente y la popularidad de ASSK todavía prevalece entre la gente, como lo demostraron las elecciones de noviembre. Por el momento, los sindicatos de trabajadores más avanzados, los sindicatos de estudiantes combativos y algunas fuerzas radicales están tratando de movilizarse para el movimiento anti militar. Existe, por ejemplo, un movimiento de trabajadores de la salud que desafía el golpe militar. Los trabajadores de la salud están muy cansados, especialmente con el impacto de la pandemia entre sus filas.

En estas condiciones, un movimiento de protesta convocado desde arriba por ASSK podría desarrollar una vida propia y siempre tendería a ir mucho más allá de su propia agenda cautelosa y capitalista. Entre los jóvenes ya hay una radicalización creciente que va más allá de lo que propone ASSK. Esto también se refleja en el momento actual con algunos que están proponiendo a Min Ko Naing, el exlíder estudiantil durante el levantamiento de 1988, como un nuevo elemento aglutinador. La idea de que no hay un "salvador supremo" también se está volviendo popular entre los jóvenes.

Los líderes militares pueden haber cometido un grave error de cálculo aquí, y como movilizaron y patrocinaron abiertamente a los lumpen y elementos de extrema derecha, incluidos los monjes, para manifestarse en apoyo del golpe, su acción podría convertirse en el proverbial “látigo de la revolución” que sólo sirve para enfurecer e impulsar a las masas.

Por lo tanto, es muy probable que se produzcan protestas masivas, dada la popularidad de ASSK y la impopularidad y falta de legitimidad de los militares. Pero tales protestas involucrarán a las masas, por definición. Es decir, millones de pobres y oprimidos, obreros y campesinos, que no tienen interés en impulsar el capitalismo. Lo que está claro es que Birmania no tendrá una transición ordenada y fluida hacia la democracia burguesa. Su futuro es de lucha de masas y turbulencias. Las masas de Birmania deben confiar solo en sí mismas y en las ideas del socialismo para encontrar una salida real a la crisis.

La izquierda tradicional de Birmania, debido a los fuertes remanentes del estalinismo, está enfrascada en la idea de que existe algún tipo de ala progresista de la clase dominante de Birmania, y que el papel del movimiento de masas es defender ese ala contra el sector más abiertamente reaccionario. Esta idea impide que la izquierda en Birmania presente una voz genuina e independiente, una verdadera voz de los trabajadores y los campesinos. Lo que se requiere es un partido de masas independiente de los trabajadores.

Los marxistas nos oponemos al golpe militar y defendemos todos los derechos democráticos, pero también explicamos que, a la larga, esos derechos pueden ser fácilmente destruidos, como lo demuestra claramente el actual golpe en curso. La única forma de garantizar un verdadero término a la amenaza de un gobierno militar continuo es acabar con el sistema que lo engendra, el dominio de la élite privilegiada, el dominio de los capitalistas y terratenientes, y reemplazarlo por un sistema donde los trabajadores puedan decidir su destino. Eso es algo por lo que vale la pena luchar en Birmania.

Join Us

Join the International Marxist Tendency and help build a revolutionary organisation to participate in the struggle for socialism worldwide!

In order to join fill in this form and we will get back to you as soon as possible.