El mito de Joe Biden: 8 mentiras al descubierto

Hay muchas ilusiones puestas en Joe Biden, incluso en la izquierda. Si bien puede que no sea tan abiertamente racista y cruel como Donald Trump, no es un aliado de los trabajadores. Representa al mismo sistema brutal y opresivo del capitalismo estadounidense, como lo hizo su predecesor. En este artículo, vamos a intentar desvelar ocho mentiras sobre el 'tío Joe': el principal representante del imperialismo estadounidense.


FUENTE ORIGINAL

En abril, Joe Biden cumplió 100 días en la Casa Blanca. Su presidencia "como estadista" se ha ganado el aplauso de los portavoces del establishment en todo el mundo.

“Está regresando el liderazgo global positivo de Estados Unidos, basado en la prosperidad revivida y el multilateralismo”, dijo efusivamente el periódico liberal Observer de Gran Bretaña. "Más que Trump, Biden está haciendo que Estados Unidos vuelva a ser grandioso".

Sin embargo, lejos de liderar una nueva era de prosperidad, Biden busca rescatar al sistema capitalista de una crisis existencial, sin resolver ninguno de los problemas fundamentales que sufren los trabajadores y jóvenes en Estados Unidos, e internacionalmente.

Y aunque puede mostrar una cara más amable en los asuntos de Estado que su predecesor, la naturaleza brutal, explotadora y racista del capitalismo estadounidense permanece sin cambios bajo la supervisión de Biden, tal como él mismo le prometió a los ricos que financiaron su campaña electoral.

Vamos a examinar los mitos y conceptos erróneos más comunes sobre Biden, exponiendo al "tío Joe" como realmente es.

1) "Tiene un programa económico radical y progresista"

Biden ha encabezado una "nueva dirección" (confirmada en la reciente reunión del G7 en Cornualles), en la que las clases dominantes a nivel internacional están gastando desde arriba para evitar erupciones sociales desde abajo a raíz de la pandemia de COVID-19.

Este es el verdadero propósito de su agenda multimillonaria de 'Reconstruir mejor', que ha ganado brillantes comparaciones de la prensa del establishment con el programa de gastos 'New Deal' de Franklin D. Roosevelt, con el que se buscaba estabilizar el capitalismo estadounidense durante la Gran Depresión.

Las tres partes principales del programa de Biden son el Plan de Rescate Estadounidense de subsidios, desgravación fiscal y financiamiento adicional para hogares, pequeñas empresas y servicios sociales ($ 1.9 billones); el American Jobs Plan para renovar la infraestructura en ruinas ($ 2 billones); y el Plan de Familias Estadounidenses para invertir en cuidado infantil, educación, cobertura por desempleo y atención médica ($ 1 billón).

Los $ 7 billones en total se pagarán mediante una combinación de ingresos fiscales y una inyección masiva de efectivo impreso del Tesoro de EE. UU.

Esta es sin duda una serie considerable de medidas de gasto, y millones de hogares estadounidenses sin duda estarán agradecidos por los controles de estímulo y las desgravaciones fiscales durante la pandemia, que les ayudaron apenas a mantenerse a flote.

Pero el derroche de gastos en realidad comenzó bajo la última administración, con la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES) de $ 2.3 billones en marzo de 2020, complementada con $ 900 mil millones aprobados en diciembre de 2020, que permitió la adopción de suspensiones laborales temporales y apoyo económico a sectores cerrados de la economía durante el confinamiento.

Donald Trump no se destaca por su generosidad. Pero independientemente de quién se sienta en la Casa Blanca, era obvio, desde el punto de vista de la clase capitalista, que el Estado se vería obligado a intervenir para evitar que toda la economía se derrumbara durante la pandemia.

De lo contrario, el diluvio resultante de pobreza y desempleo significaría que “saldrían las horcas del propio capitalismo”, por citar al Financial Times.

La situación sigue siendo precaria y Biden no tiene prisa por volver al credo de la responsabilidad fiscal y los presupuestos equilibrados, que amenazarían la recuperación económica de Estados Unidos.

Cabe señalar que el plan completo de $ 7 billones es más como un discurso de apertura, que la oposición republicana procederá a negociar a la baja.1 Pero de cualquier forma, el problema es que no hay nada gratis (o cheques de estímulo) bajo el capitalismo.

Si bien el plan de rescate de Biden podría evitar un escenario apocalíptico para el capitalismo estadounidense a corto plazo, está creando problemas para el sistema en el futuro.

Los economistas ya están advirtiendo sobre la "estanflación" al estilo de la década de 1970, dadas las presiones inflacionarias creadas por el gasto de Biden, junto con la baja productividad de la mano de obra estadounidense y el riesgo de que nuevas variantes de COVID-19 prolonguen la pandemia.

Y aunque las medidas de gasto de Biden son significativas, no van lo suficientemente lejos. Su plan de infraestructura (que podría desmoronarse en cualquier caso debido al bloqueo Republicano), asigna $ 300 mil millones al año, cantidad según la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles insuficiente para mantener la infraestructura existente, y mucho menos actualizarla.

También hay un lado proteccionista del plan, en forma de subsidios estatales utilizados para mantener la competitividad de las empresas estadounidenses (que exportan desempleo al exterior) y cientos de miles de millones destinados a apuntalar las cadenas de suministro de EE. UU., lo que ayuda a EE. UU. a disociarse de China.

Se han destinado 120.000 millones de dólares a la investigación y el desarrollo de tecnologías clave como la inteligencia artificial y la computación cuántica, para evitar que China supere a Estados Unidos. Lo que esto realmente expone es el hecho de que el capital privado no hará tales inversiones en investigación, prefiriendo descansar parasitariamente en la investigación financiada por el Estado, a la que despojará de todos los beneficios.

Mientras tanto, el objetivo principal del Plan Familias Estadounidenses es subsidiar el cuidado de los niños para que los padres puedan volver a trabajar después de la pandemia y comenzar a generar ganancias para los empresarios. Pero muchas reformas críticas realmente necesarias para las familias en EE. UU. brillan por su ausencia.2

Por ejemplo, Biden ha retirado silenciosamente una promesa electoral de respaldar la cancelación de $10,000 en deuda estudiantil. También ha rechazado las peticiones para cancelar hasta $ 50,000 en deuda estudiantil a través de una ley federal. Estas medidas, dirigidas principalmente a los jóvenes que apoyan a Bernie Sanders, han sido ignoradas.

Tampoco se ha aprobado la promesa electoral de aumentar el salario mínimo a $15 la hora, a pesar de que la inflación devalúa rápidamente los salarios. Mientras tanto, la moratoria de los desalojos finalizará el 30 de junio tras un fallo judicial que dictamina que cualquier nueva prórroga sería "inconstitucional". Se esperaba que los planes de estímulo de Biden pudieran contener una extensión adicional, pero en su lugar solo asignan $ 30 mil millones en fondos adicionales para los programas de emergencia de ayuda al alquiler.

Un programa económico genuinamente radical y progresista seguramente condonaría la deuda acumulada por impago del alquiler durante una pandemia, que se ha llevado por delante el sustento de millones de estadounidenses, y de la que no son responsables. En cambio, Biden se ha puesto del lado de los propietarios, con la consecuencia de que muchas familias pronto podrían encontrarse en las calles.

Y a pesar de que la pandemia de coronavirus expone el lamentable estado del sistema de salud de EE. UU., Biden se ha negado rotundamente a considerar una atención médica verdaderamente gratuita y universal. Simplemente modificará los límites de la Ley de Atención Médica Asequible de Obama. A pesar del hecho de que las últimas encuestas reflejan una proporción mayor (y creciente) de ciudadanos estadounidenses a favor del modelo de "pagador único" frente al modelo actual (un 36% en comparación con el 26 por ciento de anteriores encuestas).

Si bien millones de trabajadores estadounidenses pagan un precio excesivo por la atención médica y las primas de seguros, y millones más carecen de cobertura, Biden elige ignorar estos problemas en favor de las compañías de seguros y los fatídicos proveedores médicos privados.

Las medidas de gasto de Biden son un testimonio de la naturaleza parasitaria del capitalismo estadounidense, que se sustenta solo en el pulmón de hierro de las finanzas públicas y es incapaz de satisfacer las necesidades básicas de la sociedad: empleo, vivienda, educación, cuidado infantil y atención médica.

2) "Biden defiende a los oprimidos"

Después de cuatro años del reaccionario y fanático Donald Trump, los grupos oprimidos en EE. UU. y en todo el mundo seguramente dieron un suspiro de alivio después de la toma de posesión de Biden. Pero mientras Biden promociona con orgullo su (muy exagerado) apoyo a los derechos civiles, y de haber sido vicepresidente del primer presidente negro del país, además de hacer ruidos conciliatorios tras el movimiento Black Lives Matter, ¿cuál es su historial real?

La carrera temprana de Biden pinta un panorama dudoso. Como senador en Delaware, Biden estuvo al lado de los segregacionistas al oponerse al "transporte en autobús", una medida de integración en la que los niños eran transportados fuera de sus áreas locales para diversificar la composición racial de las escuelas.

La efectividad de los autobuses sigue siendo controvertida, pero tal era la oposición militante de Biden (por "motivos pragmáticos", para no ofender a los votantes suburbanos blancos) que incluso el organizador del KKK y más tarde líder de la mayoría Demócrata en el Senado, Robert Byrd, supuestamente pensó que había llevado las cosas demasiado lejos.

Biden también redactó el Proyecto de Ley contra el Crimen de 1994, que llevó al encarcelamiento masivo de hombres principalmente negros y latinos, una ley que defendió hasta 2016 para “restaurar las ciudades estadounidenses”. Y apoyó consistentemente la desastrosa "Guerra contra las Drogas", que nuevamente condujo a la muerte masiva y al encarcelamiento de personas, en su mayoría jóvenes, de clase trabajadora, negras y latinas.

Si bien el gabinete de Biden ha sido celebrado como el "más diverso de todos", como hemos visto con gente como Colin Powell y Condoleeza Rice en el pasado, la pregunta clave no es el color de la piel, sino los intereses de clase que uno representa.

Aparte de la vicepresidenta “superpolicía”, Kamala Harris, cuyo historial como Fiscal General en California incluye mantener a personas inocentes en la cárcel, defender la pena de muerte y proteger a los policías asesinos, la galería de delincuentes del gabinete de Biden incluye a personas como Lloyd Austin III. El primer secretario de Defensa negro también es miembro del consejo de Raytheon, empresa que ha vendido bombas a Arabia Saudita para su uso en Yemen.

El historial de Biden sobre las mujeres y los derechos LGBT también tiene sus sombras. Se ha opuesto al derecho al aborto en diversos grados a lo largo de su carrera política. Durante el histórico caso conocido como “Roe v. Wade”, en 1973, dejó clara su postura afirmando no creer que "una mujer tenga el derecho exclusivo de decidir sobre su cuerpo".

En 1981, aprobó la "Enmienda Biden", que prohíbe que la ayuda estadounidense se utilice para la investigación biomédica relacionada con los abortos. Y continúa apoyando la Enmienda Hyde, que impide que el dinero del programa de salud gubernamental Medicaid financie el aborto "a menos que el embarazo sea el resultado de una violación, incesto o ponga en peligro la vida de una mujer".

Esto sin mencionar las diversas acusaciones sobre el comportamiento inapropiado de Biden con las mujeres, incluidas las afirmaciones de Tara Reade, quien dijo haber sido agredida cuando trabajaba como asistente de personal en 1993, con 23 años. La vicepresidente Harris declaró que "creía" a estas mujeres, pero dejaría en manos de la conciencia de Biden qué hacer al respecto. No hizo nada.

Y en un cierre de filas repugnantemente cínico por parte del establishment, el Departamento de Justicia de Biden ha seguido adelante con una demanda por difamación presentada por el ex presidente Trump contra un escritor que lo acusó de agresión sexual. Finalmente, el Departamento de Justicia de Biden ha aprobado "defender enérgicamente" una exención religiosa de la ley de derechos civiles, que permitiría a las escuelas religiosas financiadas con fondos federales discriminar a los niños LGBT.

En resumen, el apoyo de Biden a la justicia social son palabras vacías. Su carrera política lo expone como fiel seguidor de un sistema capitalista racista, sexista y homofóbico, y sus puntos de vista personales pertenecen a un siglo diferente.

3) "Está reformando la policía"

Tras el brutal asesinato de George Floyd a manos del oficial de policía Derek Chauvin el verano pasado, Biden prometió una acción urgente, prometiendo la creación de una comisión de supervisión de la policía nacional dentro de los primeros 100 días de su presidencia.

Esto, por supuesto, hubiera sido una concesión vacía con la intención de conducir la furia hirviente que animó las protestas del BLM del año pasado por canales seguros. Sin embargo, tampoco esta promesa se cumplió.
Biden admitió que la comisión fue dejada de lado para mantener el enfoque en la Ley George Floyd de Justicia Policial, que prometió se convertiría en ley en el aniversario de la muerte de su homónimo (25 de mayo de 2021) y garantizaría una mayor responsabilidad de la policía. El plazo se cumplió y la ley aún languidece en el Senado.

Mientras tanto, siguen los disparos policiales bajo el gobierno de Biden (a pesar de que la pandemia ha mantenido a millones de personas en el interior de sus hogares), 406 asesinatos desde enero al momento de escribir este artículo. El cambio de personal en la Casa Blanca no ha supuesto una diferencia sustancial.

Las víctimas incluyen a Adam Toledo, un latino de 13 años, que recibió un disparo el 29 de marzo después de levantar las manos vacías. Y a pocos kilómetros del juicio por el asesinato policial de George Floyd, un joven negro, Daunte Wright, fue asesinado por la policía durante una parada de tráfico en Minneapolis. A medida que se acercaba el veredicto de Chauvin, Minneapolis se militarizó en previsión de posibles altercados. Y el día después de que Chauvin fuera declarado culpable de asesinato, Andrew Brown, hombre negro de 40 años, recibió un disparo mientras huía en su automóvil.

Como dijimos durante las protestas de BLM el año pasado, el racismo policial, la brutalidad y los asesinatos no son un caso de unas pocas manzanas podridas. Todo el aparato policial de Estados Unidos está podrido hasta la médula, dado el papel que ejerce de defensor armado de un sistema capitalista racista y explotador.

El propio Biden es parte integral de este vil aparato estatal. Como se mencionó, su legado incluye el desastroso Proyecto de Ley contra el Crimen de 1994 y la Guerra contra las Drogas. Y su círculo íntimo está repleto de viejos aliados de la administración de Bill Clinton que trabajaron para dar más poder a la policía para actuar con impunidad.

El canto de sirena de Biden sobre la reforma policial debe ser rechazado por los trabajadores y jóvenes estadounidenses, quienes solo lograrán justicia real para las víctimas de la violencia policial sobre la base de su propia fuerza, movilización y organización.

4) "Ha revertido la política de inmigración de Trump: ¡no más niños en jaulas!"

Poco ha cambiado fundamentalmente en términos de política de inmigración estadounidense bajo Biden, cuya administración arrestó a 170.000 migrantes en la frontera solo en el mes de marzo.

Es el número más alto en 15 años, e incluye a miles de niños no acompañados, que están encerrados en "instalaciones de detención", donde corren un grave riesgo de infección por COVID-19. La administración Biden incluso ha reabierto una instalación de la era Trump para niños no acompañados en Carrizo Springs, Texas.

Se han filtrado imágenes que muestran "cápsulas" con capacidad para 32 personas que contienen hasta 600 niños. A menudo son mantenidos en cautiverio hasta dos semanas, sin acceso regular a servicios básicos como duchas y cepillos de dientes. Esta política insensible no es sorprendente dado el papel de Biden en la organización de deportaciones masivas bajo la administración Obama, que introdujo por primera vez la política de enjaular a los migrantes en la frontera.

Lejos de estar bajo control, la infame agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha firmado nuevos y lucrativos contratos por valor de 260 millones de dólares con empresas penitenciarias privadas para mantener sus instalaciones de detención. Estos contratos incluyen la sugerencia de que se obligue a los detenidos a realizar trabajos no especializados por “1 dólar al día”, lo que equivale a la esclavitud.

La vicepresidenta Harris dejó muy clara la actitud de la nueva administración hacia la inmigración en un reciente viaje diplomático de tres días a Guatemala, El Salvador y Honduras, y advirtió sin rodeos a los posibles migrantes: “No vengáis. No vengáis… Estados Unidos continuará haciendo cumplir las leyes establecidas y protegiendo sus fronteras”.

El Departamento de Justicia de Biden incluso se ha encargado de representar a ex miembros de la administración Trump, que se enfrentan ademandas por daños causados ​​por la política de separación de familias.

Lejos de un cambio de rumbo, la Administración Biden continúa evitando, atormentando y expulsando a las víctimas desesperadas de la pobreza, la violencia y el imperialismo, que arriesgan sus vidas en los cruces fronterizos para buscar una vida mejor.

5) "Luchará contra la crisis climática"

Uno de los primeros actos de Biden como presidente fue unirse a los Acuerdos de París sobre el Cambio Climático, que fueron abandonados por Donald Trump. Los incentivos de energía verde, vehículos eléctricos y energías renovables también son prominentes en su plan de infraestructura, con $ 282 mil millones comprometidos para desarrollar medidas de respuesta climática durante la próxima década.3

Pero esta cantidad tendría que invertirse cada año, y ser igualada por los gobiernos de todo el mundo, para cumplir con el modesto objetivo de los Acuerdos Climáticos de París de restringir el calentamiento global a 2 ° C este siglo.

Además de ser muy limitados, los intereses imperialistas sustentan la política climática de Biden, que busca superar a China en tecnologías verdes y Rusia en gas natural. Y mientras Biden presionó para que se interrumpieran los nuevos contratos para el desarrollo de combustibles fósiles en tierras y aguas públicas, esto fue bloqueado en los tribunales.

Probablemente las políticas de Biden sean una bendición para los grandes contaminadores y los barones del petróleo. Como explica el FT: "Los Demócratas, junto con el ala moderada del movimiento ambientalista, están, en efecto, ayudando a salvar a la industria estadounidense de combustibles fósiles de la sobreconstrucción y la sobreproducción".

Esto se debe al continuo entusiasmo de Biden por el gas natural, que los capitalistas del petróleo están bien posicionados para explotar a través del proceso medioambientalmente ruinoso del fracking, que Biden también apoya. Al cambiar de enfoque, la industria ha podido estabilizar sus ganancias.

Además, a pesar del compromiso de eliminar los subsidios estatales a las corporaciones de combustibles fósiles para ayudar a financiar el programa de infraestructura, estas empresas continuarán embolsándose miles de millones cada año a través de subsidios implícitos.

Esto ayuda a explicar por qué el índice de exploración y producción de petróleo y gas del índice bursátil S&P subió alrededor de un 35 por ciento en la inauguración de Biden, a pesar de su compromiso declarado con la lucha contra el cambio climático. Claramente, los contaminadores lo ven más como un aliado que como una amenaza.

Junto con Obama, Biden supervisó la mayor expansión de la producción de petróleo en la historia de Estados Unidos. Está rodeado de defensores de la industria de los combustibles fósiles, incluido el secretario de energía Ernest Moniz, quien estuvo en el directorio de una de las compañías eléctricas más contaminantes de Estados Unidos, Southern Company, con sede en Georgia.

La empresa de Moniz, Energy Futures Initiative (EFI), también realizó una investigación pagada por Southern California Gas (SoCalGas), que fue amenazada con una demanda por utilizar el dinero de los clientes para oponerse a políticas favorables al clima.

Por lo tanto, no sorprende que, a pesar de bloquear el proyecto del oleoducto Keystone XL (que aparentemente estaba fallando de todos modos), Biden se haya negado a detener la construcción de más de 20 nuevos proyectos, incluidos los oleoductos de la Línea 3 y Dakota Access.

A pesar de que Biden hizo del clima una de las principales áreas de discusión en la reciente reunión del G7 (una de las 'tres C' junto con COVID-19 y China), juega un papel secundario en la representación de los requisitos del capitalismo estadounidense, que es orgánicamente incapaz de resolver este problema.

6) "Está liderando la campaña contra el COVID-19"

La imprudente negativa de Trump a tomarse en serio la pandemia significó que Estados Unidos se vio gravemente afectado por el COVID-19, con la cifra oficial de muertos más alta del mundo, más de 600.000.

A pesar de un comienzo lento, ya se han administrado 306 millones de dosis de vacuna en EE. UU., aunque parece que Biden no alcanzará su objetivo de vacunar con al menos una dosis al 70 por ciento de los adultos estadounidenses para el 4 de julio.

Aunque las cosas están mejorando en el frente interno, Biden ha sido un actor importante en el repugnante espectáculo del nacionalismo de las vacunas, continuando el enfoque de Trump de reabrir la economía de EE. UU. a toda costa, en lugar de resolver esta crisis global.

Durante meses, EE. UU. ha acumulado decenas de millones de dosis, incluida una reserva de la vacuna AstraZeneca que aún no ha sido aprobada por la FDA.

Biden ignoró las súplicas de sus aliados europeos para ceder parte del exceso de oferta de vacunas de Estados Unidos para ayudar a lidiar con la escasez crónica a principios de año.

El presidente también ha continuado con la política de "tiempo de guerra", instituida por Trump, para embargar la exportación de productos COVID-19. Esto ha causado estragos en las cadenas de suministro mundiales de producción de vacunas y ha obligado a países afectados por COVID como India a suplicar públicamente un indulto.

Y a pesar de haber hecho recientemente la sugerencia de que se debería renunciar temporalmente a la protección de la propiedad intelectual en las vacunas COVID-19, durante meses, Biden ha utilizado el veto de Estados Unidos a la Organización Mundial del Comercio para rechazar esta medida.

Esto refleja la presión de los capitalistas de las grandes farmacéuticas, que están sacando una fortuna de las vacunas desarrolladas en Estados Unidos. La consecuencia es que miles de millones de personas en los países pobres permanecen sin vacunar, transformándolas en caldo de cultivo para nuevas variantes. Esto incluye la variante Delta altamente contagiosa, que amenaza la recuperación de EE. UU., ya que se ha asociado con el 10 por ciento de los nuevos casos de COVID-19 en el país.

Biden solo está cambiando ligeramente su enfoque porque el impacto de las exenciones de vacunas en las ganancias inmediatas de las grandes farmacéuticas eclipsa la amenaza para todo el sistema capitalista si no se evitan más brotes.

Además, aunque Biden prometió donar 500 millones de dosis a países pobres, esto fue principalmente en respuesta a la diplomacia de vacunas de China y Rusia, que han utilizado Sinovac y Sputnik V como una forma de poder blando para apuntalar sus alianzas. Y colectivamente, el G7 resolvió proporcionar menos del 10 por ciento de las dosis necesarias para combatir el COVID-19 en todo el mundo.

Lejos de sacar al mundo de la larga noche del COVID-19, Biden está ayudando a prolongar potencialmente este desastre sanitario durante los próximos años.

7) "Tiene una política exterior sensata, no más fuego y furia"

Cualquier esperanza de que Biden siguiera una política de "paz, amor y comprensión" con los rivales de Estados Unidos se ha desvanecido. Su postura sobre China, en todo caso, representa un endurecimiento.

Seguimos presenciando el colapso de la globalización y el auge del proteccionismo, que ya estaba en marcha antes pero que fue acelerado por el COVID-19.

La rivalidad entre Estados Unidos y China está en el centro de este proceso. De hecho, sustenta toda la agenda de "Reconstruir mejor", que es en parte un intento de ponerse al día con China, que se ha recuperado más rápidamente de la pandemia que sus rivales occidentales.

El relativo declive del imperialismo estadounidense, el ascenso de China y el inexorable deslizamiento hacia las políticas de "empobrecimiento del vecino" tendrán un efecto depresivo en toda la economía mundial, lo que significará una agitación económica y social para millones de personas.

La posición disminuida del capitalismo estadounidense en el escenario mundial se tradujo por el fracaso de Biden de lograr un frente unido en el G7. Cada vez más, los imperialistas se preocupan por sus propios intereses nacionales estrechos.

En otros lugares, Biden continúa el sangriento trabajo del imperialismo estadounidense, aunque sin la teatralidad de Trump. Por ejemplo, recientemente reiteró su apoyo de larga data al derecho de Israel a la "autodefensa" después de que su ejército lanzara una serie de ataques aéreos mortales en Gaza.

Y a pesar de advertir a Arabia Saudita que pondría fin al “apoyo estadounidense a las operaciones ofensivas en la guerra en Yemen, incluidas las ventas de armas relevantes”, si el número de civiles muertos seguía aumentando, no se ha hecho nada hasta ahora.

Además, Biden ha mantenido violentas sanciones económicas contra Cuba, incluidas todas las nuevas medidas introducidas por Trump, y anteriormente respaldó el absurdo intento de golpe de Estado de Juan Guaidó en Venezuela, a quien aún reconoce como el presidente "legítimo" del país.

El mes pasado, Biden aprobó su primera acción militar: un ataque aéreo en el este de Siria, supuestamente contra “grupos militantes respaldados por Irán”, matando al menos a 22 personas en desafío al derecho internacional.

El papel fundamental de Biden en la llamada Guerra contra el Terrorismo y el bombardeo de Yugoslavia entre Estados Unidos y la OTAN bajo la administración Clinton significa que se siente cómodo y tiene práctica administrando la barbarie del imperialismo estadounidense.

La clase dominante se siente mucho más cómoda con Biden, con su cara amable, que con Trump, quien con demasiada frecuencia expuso la desagradable realidad.

8) "Cobrará impuestos a los ricos"

Para ayudar a financiar sus planes de gasto, Biden se ha comprometido a aumentar las tasas en los tramos impositivos superiores a las tasas de la era de George W. Bush, del 37 al 39,6 por ciento: una medida difícilmente radical. Además, tiene la intención de aumentar la tasa de impuestos corporativos del 21 al 28 por ciento [Esto está en entredicho, como señalamos en una nota anterior, NdT].

Sin embargo, como confirma una filtración reciente de ProPublica, independientemente de las tasas oficiales, los multimillonarios más ricos apenas pagan impuestos (una tasa de aproximadamente el 3,4 por ciento de los 25 principales). Lo mismo ocurre con las empresas estadounidenses más grandes, cuya tasa impositiva efectiva real es del 11,7 por ciento: más baja que la de la mayoría de los estados miembros de la UE.

En cualquier caso, las lagunas en el sistema significan que los ricos no tendrán que sudar por las medidas de Biden, como comenta el FT: "En ausencia de una reforma fiscal, a diferencia de los aumentos aparecidos en los titulares, las propuestas de Biden ofrecen una ilusión de cambio".

Incluso la duplicación del impuesto a las ganancias de capital in extremis de hasta el 40 por ciento (un intento de cerrar una laguna de evasión de impuestos) supondrá poca diferencia para jóvenes multimillonarios como Mark Zuckerberg de Facebook y Jeff Bezos de Amazon.

"Todavía pueden pedir prestado contra su patrimonio en papel y compensar los intereses de los impuestos sobre la renta", escribe el FT. "Bajo el código tributario bizantino de Estados Unidos, estas opciones de minimización de impuestos son casi infinitas".

Y Biden espera usar la influencia financiera de Estados Unidos para mantener sus negocios competitivos, "alentando" a los aliados a igualar un nuevo impuesto mínimo global sobre las corporaciones estadounidenses a través de "desincentivos financieros".

En otras palabras, tiene la intención de intimidar a los otros países capitalistas para que sigan su ejemplo, para que las empresas estadounidenses no salgan perdiendo. Estas no son las acciones de un Robin Hood presidencial, sino las de un hipócrita imperialista.

La capacidad ilimitada de los ricos para encerrar su riqueza y eludir la recaudación de impuestos hace necesario un programa progresista real expropiando la riqueza obscena de los multimillonarios, que se han enriquecido a cotas cada vez mayores durante la pandemia.

¡No apoyar a Biden!

Dada la escasez de una dirección genuina de izquierda, es comprensible que los trabajadores y los jóvenes de todo el mundo tengan ciertas ilusiones en Biden. Especialmente después de la locura racista e imprudente de la administración Trump.

Esto sin mencionar que los dirigentes del movimiento sindical se han rendido al nuevo presidente. Incluso algunos supuestos socialistas han cantado sus alabanzas.

Pero cada concesión ofrecida hoy por Biden se agrega a una factura que se espera que paguen los trabajadores y jóvenes estadounidenses, con intereses, en el futuro.

Los esfuerzos desesperados de la clase dominante para evitar un colapso sistémico están preparando una crisis titánica: esto es lo que representa la ola de gastos de Biden. Mientras tanto, la barbarie diaria del imperialismo estadounidense y la opresión del estado continúan a buen ritmo.

Biden promete un regreso al anterior statu quo, pero la situación ya era insoportable antes de la pandemia. De manera distorsionada, esto explica en primer lugar el resultado electoral de Donald Trump, a quien votaron por segunda vez 74 millones de estadounidenses. Muchos de ellos creen que Biden "manipuló" las elecciones de 2020.

Del mismo modo, el histórico movimiento BLM del año pasado es un reflejo del potencial insurreccional que existe bajo la superficie. Independientemente de las acciones que emprenda la clase dominante, el período futuro será de lucha de clases intensificada.

Si esto estalla bajo la vigilancia de Biden, utilizará todos los medios brutales del Estado estadounidense para restaurar el orden en beneficio de los intereses de los capitalistas.

Es deber de los socialistas y activistas sindicales a nivel internacional disipar cualquier ilusión en Biden. No es un aliado ni un modelo a seguir para nuestro movimiento, sino el testaferro elegido de un sistema asesino, putrefacto y maduro para el derrocamiento, y servirá a sus intereses hasta el final.

Join Us

Join the International Marxist Tendency and help build a revolutionary organisation to participate in the struggle for socialism worldwide!

In order to join fill in this form and we will get back to you as soon as possible.