Catástrofe climática y superbeneficios: las verdaderas preocupaciones de la clase dominante

Miles de millones de personas en todo el mundo están sintiendo los efectos devastadores del calentamiento global. Mientras tanto, los ricachones capitalistas minimizan abiertamente el riesgo de que ciudades enteras queden sumergidas bajo el ascenso de los océanos como un inconveniente insignificante. Al igual que el emperador Nerón antes que ellos, los gobernantes de este sistema destructivo están jugueteando -esta vez- mientras Roma se hunde.

[FUENTE ORIGINAL]

Mientras que incontables personas corren el riesgo de sufrir inundaciones por la subida del nivel del mar en un futuro próximo, miles de millones ya están sintiendo los efectos de la sequía. Debido al aumento de las temperaturas y al calor extremo, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) calcula que más de 2.300 millones de personas se enfrentan ahora mismo al estrés hídrico.

Entre ellas, casi 160 millones de niños están expuestos a sequías graves y prolongadas. El capitalismo, y su temeraria explotación del planeta en nombre del lucro, está negando a la humanidad las necesidades más básicas de la vida y transformando franjas enteras de la tierra en desiertos.

El África subsahariana se ha visto especialmente asolada por la escasez de agua. En mayo, el Cuerno de África sufrió la peor sequía de las últimas cuatro décadas, y hasta 20 millones de personas podrían pasar hambre este año. Un 40% de la población de Somalia se enfrenta ahora a una grave inseguridad alimentaria.

Pero esta crisis no se limita al continente africano. A mediados de junio, Europa sufrió una ola de calor inusualmente temprana y extrema, con temperaturas récord en las regiones occidentales y centrales. El 16 de junio, en Francia se alcanzaron temperaturas de 40°C, que es el punto más temprano del año en que se han alcanzado desde que se iniciaron los registros. Los incendios forestales se han extendido por España y Alemania, y muchas personas han tenido que abandonar sus hogares para escapar de las llamas.

La quema de combustibles fósiles es la principal fuerza impulsora del calentamiento global. Los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) afirman que para limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales (el límite establecido por el Acuerdo climático de París), es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 43% para 2030 y alcanzar el "cero neto" para 2050. Esto significa anular por completo la producción de gases de efecto invernadero en la atmósfera, resultante de la actividad humana.

Para alcanzar el cero neto en 2050, la Agencia Internacional de la Energía concluyó en su informe del año pasado que no podría haber nuevos yacimientos de petróleo o gas, ni minas de carbón excavadas.

Para alcanzar cualquiera de estos objetivos sería necesario realizar una transición radical y rápida para abandonar los combustibles fósiles y recurrir a fuentes de energía alternativas. Bajo el sistema capitalista impulsado por el lucro, no sólo no estamos logrando el progreso necesario, sino que estamos dando marcha atrás.

Aunque muchas empresas han fijado objetivos para reducir sus emisiones de efecto invernadero, no hay planes serios para cumplirlos. Un estudio del New Climate Institute afirma que las 25 mayores empresas (incluidas Google y Amazon) no sólo no cumplen sus propios objetivos, sino que exageran sistemáticamente sus (insuficientes) progresos.

Esto demuestra que cualquier supuesta regulación climática seguirá siendo letra muerta mientras los medios de producción estén controlados por una minoría de parásitos especuladores.

Las verdaderas preocupaciones de la clase dominante

La verdad es que, aunque una parte de la clase dominante está alarmada por la perspectiva del cambio climático, el sistema en su conjunto se mueve ante todo por un insaciable deseo de obtener beneficios a corto plazo. Y algunos de los capitalistas más degenerados y miopes adoptan una actitud totalmente displicente ante el cambio climático: minimizan el peligro que supone o lo niegan por completo.

Por ejemplo, en una conferencia en el Financial Times a principios de este año, el Jefe Global de Inversiones Responsables del HSBC (de título irónico), Stuart Kirk, realizó una presentación con el título: "Por qué los inversores no deben preocuparse por el riesgo climático".

Según Kirk, el debate sobre los riesgos del cambio climático se está "descontrolando". Continuó diciendo:

"Tras 25 años en el sector financiero, siempre hay algún loco que me habla del fin del mundo... pero lo que me molesta de éste [el riesgo del cambio climático] es la cantidad de trabajo que esta gente me obliga a hacer. La cantidad de regulaciones que vienen por la tubería. La cantidad de gente en mi equipo y en el HSBC que se ocupa de los riesgos financieros del cambio climático. Anoche los resultados cayeron un 25 por ciento. ¡25%! Y la gente está pidiendo a los consejos de administración de las empresas estadounidenses que dediquen tiempo a tratar el riesgo climático".

Todos derramamos una lágrima por la burocracia impuesta a los peces gordos banqueros como Stuart Kirk, ¡todo en nombre de asuntos triviales como la potencial destrucción de la civilización humana!

Continuó:

"Tenemos reguladores en Estados Unidos que intentan detenernos. Tenemos el problema de China. Tenemos una crisis inmobiliaria en ciernes [con lo que se refiere a un colapso del mercado inmobiliario, en lugar de una escasez de viviendas asequibles]. Tenemos la subida de los tipos de interés. Tenemos una inflación que se avecina y me dicen que pase tiempo, una y otra vez, mirando algo que va a suceder en 20 o 30 años, por lo que la proporcionalidad es totalmente descabellada".

De hecho, ¿por qué preocuparse por los problemas de dentro de un par de décadas, cuando hay beneficios que obtener hoy? El director global de inversiones responsables de HSBC no ve ninguna razón para preocuparse por el calentamiento global, porque el ser humano es tremendamente adaptable, ¡hasta el punto de poder vivir bajo el agua!

"Los seres humanos han sido fantásticos adaptándose al cambio, adaptándose a las emergencias. Seguiremos haciéndolo. ¿A quién le importa que Miami esté seis metros bajo el agua dentro de 100 años? Ámsterdam lleva seis metros bajo el agua desde hace mucho tiempo y es un lugar muy bonito".

En otras palabras: ¿qué son unas cuantas ciudades sumergidas comparadas con la cartera de inversiones del HSBC? Este tipo de arrogancia asombrosa pone abiertamente el destino de la raza humana en segundo lugar con respecto a los resultados de los grandes bancos.

Estos comentarios muestran una actitud atroz y cínica hacia el futuro del planeta y la vida que se sustenta en él.

Bombas de carbono

Los capitalistas se resisten a renunciar a los superbeneficios que les proporciona la industria de los combustibles fósiles. En las últimas tres décadas, ExxonMobil, Shell, BP y Chevron han obtenido casi 2 billones de dólares de beneficios. El director general de BP, Bernard Looney, describió la empresa como una máquina de hacer dinero. Como consecuencia, están ignorando cuidadosamente las consecuencias devastadoras de aumentar la producción de combustibles fósiles.

Una investigación de The Guardian muestra que los planes de los nuevos proyectos de petróleo y gas producirán en los próximos siete años un volumen de gases de efecto invernadero equivalente a la emisión de CO2 de China en la última década.

En los planes se incluyen 195 de las llamadas bombas de carbono, que son proyectos de petróleo y gas que producen cada uno al menos mil millones de toneladas de emisiones de CO2 a lo largo de su vida, lo que denota un impacto altamente destructivo para el clima.

Estados Unidos, Canadá y Australia tienen los mayores planes de expansión del número de bombas de carbono y también otorgan las mayores subvenciones del mundo a los combustibles fósiles per cápita. Las 12 mayores compañías petroleras están dispuestas a gastar 103 millones de dólares al día durante el resto de la década para explotar nuevos yacimientos de petróleo y gas. Estos planes harán imposible limitar el calentamiento global.

Así que mientras nos dirigimos hacia una catástrofe climática, los líderes mundiales esconden la cabeza en la arena. A pesar de que las industrias del petróleo y el gas son responsables del 60% de las emisiones de combustibles fósiles, no se mencionó el petróleo y el gas en el acuerdo final de la cumbre climática COP26. Muchos de los países más ricos que, por un lado, se describen cínicamente como "líderes climáticos", son también los mayores responsables de la construcción de bombas de carbono.

En 2020, cuando Joe Biden se presentaba como candidato a la presidencia de EE.UU., pedía una transición del petróleo y el gas y romper la dependencia de EE.UU. de los combustibles fósiles. Hoy, con sus 22 bombas de carbono, Estados Unidos tiene el potencial de bombear 140.000 millones de toneladas de CO2, cuatro veces más de lo que emite todo el mundo al año: más bien una cabeza nuclear de carbono.

Estos grandes países imperialistas utilizan ahora la guerra de Ucrania para justificar sus planes de expansión de la industria del petróleo y el gas.

En marzo, Biden anunció un acuerdo con Europa que garantizará la demanda de combustibles fósiles estadounidenses a largo plazo hasta al menos 2030. En los primeros cuatro meses de 2022, Estados Unidos envió a Europa casi tres cuartas partes de todo su gas natural licuado. La secretaria de Energía de Biden, Jennifer Granholm, dijo el mes pasado, en una sala llena de ejecutivos del sector del petróleo y el gas, que Estados Unidos estaba ahora en "pie de guerra". Y continuó: "En este momento de crisis, necesitamos más suministro de petróleo... Eso significa que ustedes, produzcan más ahora mismo, cuando y donde puedan".

En otras palabras, tan pronto como los intereses imperialistas de EE.UU. se vieron amenazados en Ucrania, toda la charla de Biden de ser el "presidente del clima" se evaporó como si fuera aire caliente.

Superbeneficios

Muchos jefes del petróleo y del gas están derramando lágrimas por la guerra en Ucrania -lágrimas de alegría- porque ha exacerbado la ya creciente inflación de los precios del gas y del petróleo, lo que significa beneficios extraordinarios para ellos y sus accionistas.

En los tres primeros meses de 2022, los 28 mayores productores de combustibles fósiles obtuvieron cerca de 100.000 millones de dólares de beneficios combinados. Entre enero y marzo, Shell obtuvo 9.100 millones de dólares de beneficios, casi tres veces más que en el mismo periodo de 2021. Exxon también triplicó sus beneficios, con 8.800 millones de dólares. BP obtuvo 6.200 millones de dólares, lo que supone su mayor beneficio en el primer trimestre en una década.

Al mismo tiempo, el director financiero de BP, Murray Auchincloss, dijo: "es posible que estemos recibiendo más dinero de lo que sabemos qué hacer con él", hasta el 40% de los hogares británicos corren el riesgo de acabar en la pobreza energética en octubre. Estos chupasangres se ceban con la muerte, la destrucción y la pobreza creadas por una guerra imperialista, mientras ignoran las nefastas consecuencias para las generaciones futuras.

Como siempre, es la clase obrera la que tiene que pagar la crisis del capitalismo. Tanto en términos de vivir con los efectos catastróficos del cambio climático, como de soportar los impactos económicos que están forzando a millones de personas a la pobreza. Mientras tanto, los empresarios se embolsarán sus miles de millones, sin importarles las implicaciones.

El capitalismo es incapaz de salvar el planeta. Al contrario, es la mayor amenaza para la civilización humana y siempre priorizará los beneficios sobre el planeta y la vida de las personas. En lugar de dejar la lucha por el clima en manos de la patronal y los políticos, la clase obrera y sus organizaciones deben luchar por tomar el control de la economía, poniendo la producción en sus manos expropiando a los especuladores.

Sólo controlando las industrias contaminantes y los grandes bancos podremos transformar plenamente la sociedad según un plan general en beneficio del planeta y de las necesidades humanas. Sólo así podremos evitar la caída en la barbarie a la que nos condena el capitalismo.