América Latina

El Bloque Sindical de Unidad Social ha exigido al gobierno implementar inmediatamente medidas preventivas de cuarentena para combatir el Covid-19. Sino, llamarían a una ”Huelga General Humanitaria” para paralizar la economía que no sea esencial. Mientras Piñera trata de usar la crisis sanitaria para terminar con el levantamiento que ya lleva 5 meses.

“Estamos frente a uno de los mayores desafíos de nuestra historia” dictaminó Iván Duque este domingo, 15 de marzo, refiriéndose a la alarma sanitaria que enfrenta el país por el aumento en los casos de personas infectadas con el virus COVID-19. La enfermedad, declarada ya como pandemia por la OMS, ha cruzado el océano y sobrepasado nuestras fronteras para instalarse en tierras colombianas.

El desarrollo exponencial de contagio por el virus del Covid-19 ha orillado a una gran parte de los países del mundo tomar medidas drásticas en mayor o menor medida sobre la ciudadanía. Reconocemos que muchas de las medidas que se han tomado desde el gobierno central pueden ayudar a disminuir los impactos del azote del virus en nuestro país, pero manifestamos que las medidas pueden resultar estériles si no van acompañadas con medidas más contundentes contra las empresas irresponsables que quieren mantener a toda costa sus ganancias.

Este 8 de marzo una nueva marcha histórica ha colmado las calles de Chile en el contexto del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Según las organizadoras, alrededor de 2 millones marcharon sólo en Santiago, y la cifra a nivel nacional alcanza los 3,5 millones de personas. Dos jornadas de “Huelga General Feminista” fueron convocadas para este 8 y 9 de marzo, por la Coordinadora Feminista 8M. El llamado es en particular contra el Terrorismo de Estado. Las mujeres están en la primera línea de la rebelión iniciada en octubre, tanto físicamente como avanzando demandas, por los derechos sociales, y contra la violencia y la impunidad.

En el día 9 de marzo, compañeras y compañeros de la Corriente Socialista militante participamos en las marchas y paros en conmemoración al día Internacional de la mujer trabajadora, estuvimos siguiendo las movilizaciones en CABA y en Rosario. En ambos lugares las marchas fueron multitudinarias, sólo en Rosario se reunieron más de 50 mil personas entre mujeres, hombres y jóvenes, mezclados en partidos políticos, agrupaciones feministas y sindicatos, que marcharon hasta el monumento a la Bandera.

Más de ciento cincuenta mil mujeres y hombres marchamos en las calles de la Ciudad de México, nos dimos cita en el Monumento a la Revolución, que no fue capaz de albergar a los que salimos a manifestarnos rumbo al Zócalo de la Ciudad de México, la rabia, la indignación se hizo presente, la manifestación se replicó por todo el país, no es casual, la ola de violencia y feminicidios es grotesca.

La violencia hacia la mujer en México es la máxima expresión de la decadencia del sistema capitalista. La esclavitud asalariada bajo el actual sistema se recrudece para nosotras las mujeres, si el capitalismo representa sumisión, explotación y violencia para la clase trabajadora en general, para nosotras las mujeres y trabajadoras el peso de nuestras cadenas se duplica.

Alma Chavarría Farel, tenía 13 años cuando fue asesinada después de haber sido violada. Eso ocurrió el 23 de enero de 1993; fue el primer caso de feminicidio documentado.

Sara Abigail Salinas Sandoval fue una mujer proletaria, cuidaba su salud, era muy activa y metódica, hacia deporte y especialmente disfrutaba salir a rodar con grupos de ciclistas para recorrer largas distancias en carretera. Era una chica a la que le era sencillo simpatizar con las personas, se hizo de amistades de los más diversos círculos sociales. Sus planes eran salir adelante, poner un negocio (un café) y continuar sus estudios. Fue alumna de la carrera de Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Tenía talento para tocar el piano, lo hacía de manera empírica, y le gustaba tomar fotografías, cosa que hacía muy bien.

El día viernes 28 de febrero, los camaradas Alfredo Chirinos, Gerente de Operaciones Especiales de PDVSA, y su compañera, Aryenis Torrealba, Gerente de Operaciones de Crudo de PDVSA, fueron detenidos por cuerpos de inteligencia del Estado en la sede administrativa de la empresa en Caracas. Aún no se sabe de su paradero. No se les ha permitido comunicarse con familiares, ni contar con un abogado durante el proceso.

La situación de acoso laboral, persecución a los derechos sindicales y ahora calificación de despido que afrontan los delegados sindicales de Fogade, ha recibido la atención y seguimiento de numerosos dirigentes y lideres obreros de varios países del mundo:

El pasado 9 de febrero, Bukele militarizó el parlamento. Días antes, llamó a la insurrección del pueblo haciendo uso del artículo 87 de la Constitución que da la potestad al pueblo de insurreccionarse cuando el orden constitucional se ha interrumpido. Estas acciones marcan un hito en la historia contemporánea del país, desde los Acuerdos de Paz ningún gobierno había hecho uso de la fuerza para conseguir reformas o préstamos para financiar políticas.

Ingrid Escamilla era una joven de 25 años, originaria de Juan Galindo, Puebla. Tenía una maestría en administración de empresas turísticas que estudió en la BUAP. Algunos de sus amigos la recuerdan como una mujer sociable, alegre y con sueños; una joven que le gustaba viajar, la música de Luis Miguel, Belanova y los Auténticos Decadentes; también le gustaban los videojuegos, las mascotas, Harry Potter y las frases de la película francesa Amelie. Su asesinato ha conmocionado al país, la forma en que le arrebataron la vida, para posteriormente desollarla e intentar desaparecer su cuerpo, desde un departamento de la alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, parecerían escenas de

...

El ciclo constante de manifestaciones en contra del gobierno haitiano y de sus medidas de austeridad se ha intensificado en los últimos años, más de 5.5 millones de ciudadanos se han movilizado desde julio de 2018 cuando se declaró una huelga general en rechazo al anuncio del gobierno de incrementar los precios de los combustibles. Con el empeoramiento de la crisis los manifestantes exigen la dimisión del presidente Jovenel Möise, la formación de un gobierno de transición, la aprobación de una nueva constitución y sobre todo el fin de la crisis energética que afecta como siempre a los más desposeídos.

Desde la llegada de Bukele a la presidencia, hace ya 8 meses, con una votación mayoritaria que rompió con el dominio de los dos principales partidos políticos (FMLN ex guerrilla, y ARENA principal partido de la derecha nacional) las tensiones entre el poder Legislativo y el Ejecutivo han estado en el orden del día en mayor o menor medida episódicamente.