El aumento salarial del 5% decretado el 2 de mayo y considerado realista por el gobierno es rotundamente rechazado por distintos sectores de trabajadores, principalmente fabriles, magisterio, sector público y también por los policías de bajo rango. Este rechazo se concretó el día de ayer [martes, 4 de mayo] en multitudinarias marchas en todo el país y en una huelga general de 24 horas, que mete a nudo las contradicciones tanto del camino al socialismo proclamada por el gobierno, reflejadas en la política económica, como las que dividen al movimiento obrero organizado.

Los medios de comunicación al servicio de la burguesía tratan de hacer ver este primero de mayo como otra conmemoración más, pero la movilización este año estuvo impregnada de un sentir de lucha para transformar la realidad. Las masas sufren mucho los efectos de la crisis que cada día asfixia más a la mayoría empobrecida, y trae altos niveles de delincuencia, carestía de la vida, etc. Pero al mismo tiempo, se manifestó una clara presión al gobierno de Mauricio Funes, como decía el lema de la movilización: “El pueblo logró la victoria, exigimos verdaderos cambios”.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!