En los últimos días, los acontecimientos en Burkina Faso se han transformado vertiginosamente. A sólo unas semanas de celebrar elecciones presidenciales, el ala más reaccionaria del régimen, el Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP), derrocó al gobierno de transición con un golpe de Estado. El supuesto período de transición que vivía el país ha quedado interrumpido y ha dejado al régimen sumido en un verdadero caos.

La reaparición de la violencia brutal contra los inmigrantes africanos, principalmente en algunas partes de Sudáfrica en la última semana, ha vuelto a destacar como centro de atención el empeoramiento de la situación que está desarrollándose en el país. Estos ataques reaccionarios van contra toda la esencia de la historia del movimiento obrero sudafricano, que nació principalmente de la necesidad de combatir este tipo de violencia y discriminación racista y xenófoba, para unir a todas las capas oprimidas de la sociedad bajo el paraguas de la solidaridad obrera.

Las aguas no están todavía calmadas después de la tormenta con la que ha comenzado el curso parlamentario este año. Los sucesos del 12 de febrero y los días que siguieron han sumergido a Sudáfrica en un ciclón político que refleja en última instancia la crisis que sufre el sistema capitalista.

En las primeras horas de la mañana del sábado 8 de noviembre, el Comité Ejecutivo Central de la mayor federación sindical de Sudáfrica, COSATU, votó por un margen de 33 a 24 expulsar de la federación a su mayor sindicato afiliado, el NUMSA (Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica). Esta decisión tendrá consecuencias de largo alcance, no sólo para el COSATU, sino también para el Movimiento de Liberación y la dirección de la lucha de clases.

Durante la semana pasada los actos de barbarie de la organización islamista nigeriana Boko Haram, como el secuestro de más de 200 niñas y jóvenes para utilizarlas o venderlas como esclavas sexuales, han causado repulsión general en todo el mundo. Barak Obama, junto con otros líderes de gobiernos occidentales han denunciado estos actos como “de maldad pura”. Sin embargo, estos señores olvidan convenientemente su propio papel en la creación de este monstruo. Aquí vamos a republicar un artículo que explica los orígenes de Boko Haram y de cómo es en sí mismo un producto del imperialismo.

El viernes 4 de abril, el Tribunal Superior de Gauteng en Johannesburgo falló a favor del Sindicato del Metal NUMSA y de Zwelinzima Vavi, contra la suspensión de este último como Secretario General del Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU, en inglés). Vavi había sido suspendido ilegalmente como Secretario General de la Federación desde el 14 de agosto de 2013.

29 de octubre 2013:El Sindicato Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica (NUMSA) está en el proceso congresual de preparación para el congreso extraordinario nacional del sindicato, que se celebrará en diciembre. El congreso del NUMSA se celebrará en Ekhurhuleni  y dará al sindicato un mandato sobre qué posición defender frente a la ruptura que existe dentro de la central sindical COSATU, así como la orientación que deberá asumir la dirección. El congreso del NUMSA se llevará a cabo antes del congreso extraordinario del COSATU, que se celebrará en una fecha posterior. Un poco antes, el presidente del COSATU, S'dumo Dlamini, envió una carta a los afiliados confirmándoles de mala gana que ese congreso se llevará a cabo.

La central sindical de Sudáfrica (COSATU) celebrará un Congreso Nacional Extraordinario para hacer frente a las divisiones que, en el último período, han asolado a la mayor federación de trabajadores de Sudáfrica. El anuncio se produjo el 19 de agosto, después de la reunión de tres días  del Comité Ejecutivo Central (CEC), que se celebró en Johannesburgo. Esto fue después de que nueve sindicatos afiliados se dirigieran al CEC, solicitando dicho Congreso. Esto representa un paso en la dirección correcta para la federación. Los Estatutos del COSATU establecen que, para  celebrar un Congreso extraordinario, se necesita la petición de, al menos, un tercio de los sindicatos afiliados (siete). El Presidente de la federación, entonces, tiene 14 días para hacer frente a la logística de la convocatoria del congreso, incluyendo la fijación de la fecha.

Mohamed Brahmi, miembro de la oposición en la Asamblea Constituyente, fue asesinado frente a su casa en Túnez el pasado jueves 25 de julio. El sindicato UGTT convocó una  huelga general en protesta al día siguiente, y el Frente Popular propuso la desobediencia civil masiva para derrocar al gobierno y disolver la Asamblea Constituyente. [Nota: este artículo fue escrito el pasado 26 de julio]

En la mañana del 6 de febrero, el prominente dirigente de izquierda Chokri Belaid fue asesinado frente a su casa en Túnez. Miles han salido a las calles, atacado oficinas del partido gobernante Ennahda, que es considerado el responsable del asesinato, y se ha convocado una huelga general    para mañana, 8 de febrero. Éste podría ser  el incidente  que desencadene una muy necesaria segunda revolución, dos años después del derrocamiento del odiado régimen de Ben Alí.

La intervención militar en Mali ha comprometido a Francia en una nueva guerra imperialista. Detrás de las motivaciones oficiales, su objetivo es asegurar y ampliar las posiciones económicas y estratégicas del capitalismo francés en la región. Además de sus recursos naturales -los actuales y los potenciales - Mali, el tercer productor de oro de África, está rodeado por varios países donde las grandes empresas francesas, entre ellas Total y Areva están fuertemente implantadas. El grupo Areva obtiene en Níger un tercio de sus necesidades de uranio. Total explota el petróleo de Mauritania. El capitalismo francés domina la Costa de Marfil. Con sus vastas reservas de petróleo y gas, Argelia es el mayor socio comercial de Francia en África. Son principalmente los intereses de los grandes grupos franceses en los países vecinos de Mali los que lo convierten en una cuestión importante, desde el punto de vista estratégico, para el imperialismo francés.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!