Los cinco héroes cubanos prisioneros en cárceles norteamericanas fueron sentenciados en un amañado juicio en Miami a severas penas de 15 años hasta doble cadena perpetua y son mantenidos en prisión pese a que un panel de jueces de la Corte de Apelaciones de Atlanta anuló el 9 de agosto de 2005 las condenas y el proceso realizado.