El 8 de marzo el Parlamento británico celebró un debate sobre Venezuela, propuesto por el parlamentario laborista, Colin Burgon, que provocó un ataque de Blair a Hugo Chavez cuando se le planteó una pregunta sobre Venezuela. "Desde luego, alguna gente en América Latina lo encontró [la respuesta] más que decepcionante y esto creó un pequeño tsunami político".