Más de uno lloró de emoción en Cuba al recibir la noticia. Sólo una razón muy poderosa podría provocar lágrimas a un pueblo recio y curtido en mil batallas. Si en determinados momentos de su historia su llanto enérgico y viril ha hecho temblar a la injusticia, ahora este afloraba para celebrar una decisión que hace valedera la justicia.

De verdad no lo pensamos nunca. Nos han sometido por años a tanta injusticia; se ha esmerado tanto la última administración de Estados Unidos en hacernos padecer de desesperanza crónica y es tanto el odio concentrado el que se destila desde esas autoridades hacia la revolución cubana, que el día 9 de agosto constituyó para nuestro pueblo un verdadero milagro.

Los pasados 6 y 7 de agosto se celebró en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires el Encuentro Nacional Sindical cuyo objetivo inicial era acordar el lanzamiento de una Corriente Sindical de oposición a las actuales direcciones burocráticas del movimiento obrero, dotada de un carácter democrático y antipatronal, y opuesta a la conciliación de clases practicada por los dirigentes de la CGT y la CTA.

A mediados del mes de Agosto, 80 jóvenes, marxistas entusiastas y miembros de la Youth for International Socialism (YFIS – Jóvenes por el Socialismo Internacional) de todo Pakistán participaron en una Escuela de Verano que se llevóa cabo durante tres días en la ciudad de Rawklakot, en el sector de Cachemira bajo control paquistaní.
Traducción de Pakistan: Marxist Youth Summer School in Kashmir

La posibilidad del tránsito al socialismo es un descubrimiento científico. No es un poema, ni una manera de hablar. La única forma que tenemos de acceder a él es a través de la lucha de clases. Así de sencillo. El socialismo del siglo XXI es tan sólo porque estamos en el siglo XXI. Aporte desde Cuba por Celia Hart.