La PFP así como uniformados de estado de Sonora, ha ocupado por la fuerza las instalaciones de la mina de Cananea. Un número indeterminado de mineros había sido golpeado y detenido. Al mismo tiempo más de 2000 mineros y familiares se había concentrado para exigir su liberación y delegados de distintas secciones sindicales minera se reunían también en Sonora para preparar nuevas acciones. La batalla apenas comienza.