Para los marxistas del PSUV este congreso fundacional, con todas sus contradicciones, pese a los manejos de la burocracia, ha significado un enorme paso adelante en la línea de unificar el movimiento revolucionario, vencer la dispersión y dar la batalla por  dotarlo de un programa con el que luchar por la transformación socialista de la sociedad venezolana.