No renovar la concesión a RCTV es la decisión revolucionaria e irrenunciable de un pueblo que decide por sí mismo lo que mejor compete al interés social por encima de los intereses privados.