El asesinato de un grupo de guerrilleros de las FARC en Ecuador por parte del gobierno narco paramilitar de Colombia no es más que una jugada que estaba prevista en el aumento de la escalada del imperialismo norteamericano contra el proceso de cambios sociales que se vienen dando en América Latina y, particularmente, contra la revolución bolivariana de Venezuela.