Resposta ao juiz Oziel Francisco de Sousa, que decidiu a invasão da CIPLA por 150 policiais armados com objetivo de fechá-la.

Con órdenes judiciales y órdenes de prisión contra los dirigentes de la fábrica que está bajo control obrero, la decisión es pasar la administración a un interventor controlado de los antiguos patrones. El interventor nombrado por el juez ha despedido a 50 trabajadores, empezando por todos los miembros del Consejo de Fábrica elegidos en asamblea.