La política exterior de los EEUU está dictada por su papel como potencia imperialista. Obama se ha visto forzado por las condiciones objetivas a cambiar el acercamiento del imperialismo norteamericano sin cambiar su curso en general en lo absoluto.