En Dinamarca ha estallado una huelga muy combativa de basureros y se ha convertido en centro de atención de la lucha de clases en todo el país. Los empresarios en esta huelga intentan conseguir un ataque fundamental contra los derechos sindicales en general. El objetivo es romper la huelga y después lanzar un ataque más amplio contra los trabajadores de otros sectores. Hay mucho en juego para los trabajadores daneses.