A pesar de que los actuales dirigentes de los sindicatos españoles siguen anclados en su estrategia de mantener la paz social a toda costa y del impacto psicológico que ha producido el rápido deterioro de la economía, el ambiente social está alcanzando una temperatura crítica, que amenaza con una entrada en escena brusca de la clase obrera española en su conjunto.