Kinas nasjonaldag, som markerer årsdagen til Folkerepublikken Kina 1. oktober, er alltid full av pomp, prakt og oppvisning av militær styrke. Men i dette 70. jubileet begrenset ikke Xi Jinping seg. Dette var Kinas største militærparade, der nye supersoniske ubemannede droner og atomraketter ble vist frem. Budskapet var klart og tydelig: Xi sa selv, “ingen kraft kan ryste denne store nasjonens status”.

El Día Nacional de China, que se celebra con motivo del aniversario de la proclamación de la República Popular China por Mao el 1º de octubre, siempre está lleno de pompa y de muestras de fuerza militar. Pero para el 70 aniversario, Xi Jinping se esforzó al máximo. El desfile militar fue el más grande de la historia de China, con nuevos aviones no tripulados supersónicos y misiles nucleares orgullosamente exhibidos. El mensaje fue fuerte y claro: como dijo el propio Xi, "ninguna fuerza puede sacudir el estatus de esta gran nación".