La suerte está echada. Abdel Fattah Al Sisi, comandante en jefe del ejército y Ministro de Defensa de Egipto presentó su dimisión del cargo ministerial que ocupa y anunció que se presentará como candidato a las elecciones presidenciales de las que probablemente saldrá ganador.

Con sus imponentes rascacielos, grandes bulevares, imponentes centros comerciales, discotecas, playas y brillantes luces, Dubai es uno de los santuarios más seguros del capital global. Libre de impuestos, es la morada de la mayor parte de los evasores de impuestos del tercer mundo, advenedizos corruptos y capos de la mafia. Esto hace de Dubai el buque insignia de los Emiratos Árabes Unidos, que es una alianza federal de los dueños (jeques) de siete Estados pequeños. Los medios de comunicación burgueses, sin embargo, muestran sólo el lado bueno de Dubai y de la capital, Abu Dhabi.

El levantamiento espontáneo de las masas sirias, inspiradas por los acontecimientos de Túnez y Egipto, ha degenerado en un baño de sangre sectario. Privados de una dirección revolucionaria, los comienzos prometedores se han transformado en una tragedia. Por otro lado, los zig-zags hipócritas y belicosos del imperialismo  EEUU son una farsa total y absoluta, y gráficamente  ilustran los límites del poder de EEUU.

Los tambores de guerra de Washington están sonando con su melodía macabra de manera ruidosa, anunciando un inminente ataque de EE.UU. a Siria. En el Reino Unido, su fiel escudero, Cameron, se hace eco de buen grado de este llamamiento. Se espera que el Parlamento respalde la opción militar en una reunión de emergencia convocada para el Jueves 29 de agosto. La intervención imperialista directa marca un cambio fundamental en la situación de Siria después de que la espiral de guerra civil sectaria haya borrado el potencial revolucionario de las protestas contra el régimen que se desataron en enero de 2011 por los acontecimientos de la primavera árabe.

Las fuerzas de seguridad egipcias han desmantelado y aplastado sangrientamente los campamentos de protesta de los partidarios de la Hermandad Musulmana (HM), levantados en la plaza de Al-Nahda y Raba'a al-Adawiyya en El Cairo, centros de reagrupamiento y movilización de sus fuerzas después del derrocamiento de Morsi. Esto marca otro cambio drástico de la situación en la revolución egipcia.

Morsi ha caído. El magnífico movimiento de las masas ha demostrado una vez más al mundo entero el verdadero rostro del pueblo egipcio. Esto demuestra que la revolución, que muchos incluso en la izquierda creían haberse estancado, todavía posee inmensas reservas sociales.

En el momento de escribir estas líneas cientos de miles de iraníes invaden las calles para celebrar la victoria de Hassan Rouhani, en las elecciones presidenciales. Fotos de celebraciones de masas en todo Irán están circulando en internet. Este es un desafío abierto a Jamenei y a todo el aparato de seguridad del régimen que recibió una derrota humillante en las elecciones.

Dos días de enfrentamientos y barricadas en las calles siguieron al esfuerzo brutal de la policía para despejar la plaza Taksim y el parque Gezi de manifestantes, frente a la demostración de fuerza de Erdogan con manifestaciones masivas en Ankara y Estambul. Cinco sindicatos y colegios profesionales diferentes convocaron para hoy, 17 de junio, una huelga de protesta.

La declaración de Obama de que los EE.UU. van a intensificar su apoyo a los rebeldes en Siria representa un cambio en la situación. El anuncio de la Casa Blanca significa que los EE.UU. van a suministrar ayuda militar directa a la oposición siria por primera vez. El portavoz Ben Rhodes no dio detalles sobre la ayuda militar, aparte de decir que sería "diferente en alcance y escala a lo que hemos proporcionado antes."

Una vez más las elecciones presidenciales iraníes han tomado un giro imprevisto. Después de excluir a todos sus críticos y competidores más obvios de la carrera, Jamenei había pensado que podía asegurar una campaña electoral pacífica ganadora para su candidato elegido a dedo. Pero contrariamente a sus cálculos, sus acciones recientes han abierto grietas aún más profundas en la camarilla gobernante. Su débil intento de forzar la unidad dentro del régimen ha dado lugar a que su fracción salga la más débilitada en la carrera. Al mismo tiempo, la campaña de Hassan Rouhani ha visto un aumento repentino de popularidad con cientos de miles de jóvenes descontentos en sus asambleas y mítines.

El magnífico movimiento de los trabajadores y la juventud de Turquía es una inspiración para el mundo entero. Lo que comenzó como una protesta pacífica en contra de la tala de árboles en un parque para facilitar la construcción de un centro comercial se ha convertido en una ola de protestas masivas contra el cruel y reaccionario régimen de Erdoğan, que ha adquirido dimensiones insurreccionales.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!