La decisión del gobierno de Cameron de enviar el navío HMS Dauntless frente a las costas de las Islas Malvinas en el Atlántico Sur representa una provocación injustificada al pueblo de Argentina.