El sábado, después de dos semanas de negociaciones, la Cumbre Climática en Copenhague terminó con un completo fracaso. El resultado de las negociaciones, un documento conocido como el “Acuerdo de Copenhague”, es simplemente una colección de declaraciones huecas y vacuas, y no contiene ninguna referencia a un acuerdo jurídicamente obligatorio.

120 militantes y simpatizantes del Partido Comunista Francés asistieron a la reunión fundadora de la red “fortalecer el PCF, restablecer el marxismo” celebrada el pasado sábado 30 de enero en Paris. Al acto acudieron camaradas de unos quince departamentos de diversos puntos de la geografía francesa, en un excelente ambiente para el debate.

Más de 250.000 trabajadores del sector público irlandés fueron a la huelga el 24 de este mes. Podrían haber sido muchos más pero los sindicatos garantizaron unos servicios mínimos que incluían la ayuda ante las inundaciones en el oeste, en el centro, en la región de Shannon y en Cork City. Es una característica de cada huelga importante, no sólo aquí, sino en todo el mundo, que los representantes bien alimentados de la burguesía y particularmente la pequeña burguesía vigorosa y comilona, intenten criticar y atacar al movimiento obrero.

En octubre ha estallado un importante conflicto sindical en el Puerto de Piero donde los estibadores están luchando contra los intentos de destruir todos sus derechos, ganados a través de la dura lucha, contra la privatización del puerto que va a ser entregado a COSCO, una empresa china. Después de dos semanas de huelga han suspendido su acción a la espera de los resultados de la negociación. Ahora han iniciado de nuevo la huelga.

Decenas de miles de personas: trabajadores de los sectores públicos y privados junto a sus familias, trabajadores desempleados, pensionistas y estudiantes tomaron las calles de ocho ciudades de la República de irlanda el viernes 6 de noviembre, mientras otras diez manifestaciones tuvieron lugar en la parte norte. 70.000 personas se dirigieron a Merrior Square in Dublín, 20.000 en Cork, 10.000 en Waterford, 6.000 en Galway, 5.000 en Sigo, 5.000 en Limerick, 4.000 en Tullamore y 1.500 en Dundalk. Nada mal para un viernes con una terrible previsión meteorológica.

La crisis del capitalismo está sacudiendo cada rincón del mundo. Ahora Austria, considerado en el pasado como el país de la paz social y el "diálogo", ha sido golpeado por una inmensa protesta estudiantil que está atrayendo un apoyo cada vez más amplio entre los trabajadores, que también están mostrando signos de radicalización.

En Dinamarca ha estallado una huelga muy combativa de basureros y se ha convertido en centro de atención de la lucha de clases en todo el país. Los empresarios en esta huelga intentan conseguir un ataque fundamental contra los derechos sindicales en general. El objetivo es romper la huelga y después lanzar un ataque más amplio contra los trabajadores de otros sectores. Hay mucho en juego para los trabajadores daneses.

El capitalismo, internacionalmente, parece salir de su peor crisis desde los años treinta. Existe un alivio palpable en las filas de la clase dominante pensando que han evitado el cataclismo financiero. Sin embargo, a pesar de todo lo que se habla sobre brotes verdes, existe una pesadumbre universal ante la situación actual.

Las recientes elecciones en Grecia se han caracterizado por un masivo giro a la izquierda de la sociedad griega, el 56 por ciento del electorado ha votado a la izquierda. Sólo el PASOK (Partido Socialista griego) ha recibido casi el 44 por ciento. Estos votos representan un rechazo a las medidas de austeridad aplicadas por el gobierno conservador de Nueva Democracia (ND).

Las elecciones del domingo revelan un enorme giro dentro del electorado alemán. Tiene una importancia particular el gran declive del voto al SPD, reflejado en el aumento del apoyo al Die Linke, que se presentaba a su izquierda. La victoria de los partidos de derechas significa que los capitalistas alemanes se preparan para una ofensiva contra la clase obrera más grande y poderosa de Europa. Se avecinan tiempos interesantes.

El 27 de septiembre los electorales alemanes votarán en las elecciones generales. Las recientes elecciones regionales indican un crecimiento significativo del Partido de la Izquierda (Die Linke). Esto también se refleja en el inicio de un giro a la izquierda dentro de las filas sindicales. La crisis del capitalismo está dejando su sello sobre la sociedad alemana.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!