La característica más llamativa de la campaña electoral presidencial en Francia es el masivo apoyo mostrado al Front de Gauche (Frente de Izquierda), bajo la dirección de Jean-Luc Mélenchon. Mucho tiempo antes de que la campaña se pusiera realmente en marcha, había señales claras de que la capa más consciente y activa de la clase obrera estaba movilizándose alrededor del Frente de Izquierda.

“…Volveremos a tomar las calles, volveremos a la huelga si es necesario. Esto solo ha sido posible por la unidad de acción de UGT y CCOO y de todo el sindicalismo [del Estado] español ¡Que nadie os robe la lucha! ¡Que nadie os robe la unidad!”.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!