Un millón y medio de personas salieron a las calles de 40 ciudades diferentes en Portugal para protestar contra los recortes de austeridad y contra la troika el sábado 2 de marzo. Fue una de las manifestaciones más grandes de la historia del país, al mismo nivel que las del 15 de septiembre y las grandes movilizaciones durante la revolución en 1974-75.

Una crisis del sistema. Esto es el dato que nos dan las elecciones del 24-25 de febrero. En estos términos lo describe, con preocupación, el Wall Street Journal, según el cual: “a pesar de la preocupación de los mercados, las elecciones italianas han dado el peor resultado posible”. Todavía más alarmado está el Financial Times, cuyo editorial del 26 de febrero se titula “Italia da un paso hacia lo desconocido”.