Mientras que un gran número de trabajadores siguen desaparecidos y se teme que hayan muerto, sus familiares han salido a la calle para protestar contra la brutalidad del sistema económico capitalista que causó esta tragedia. Este último incidente tuvo lugar apenas cinco meses después del incendio en las fábricas Tazreen Fashions, en la localidad de Ashulia, cercana a Dacca, en la que murieron calcinados más de 110 trabajadores. Nadie ha sido declarado responsable todavía, y mucho menos se ha aplicado justicia por ese incidente.

La Alianza Socialdemoócrata (Samfylkingin) y el Movimiento de Izquierda Verde (Vinstrihreyfingin - grænt framboð) gobernaban en coalición. La primera perdió más de la mitad de sus votos bajando del 29,8 % al 12,9 %, y el segundo bajó del 21,7 % al 10,8 %. Un cambio dramático que pone de nuevo en el gobierno al Partido de la Independencia, el partido tradicional islandés de los banqueros y especuladores. Sin embargo, su apoyo (subió del 23,7 % al 26,7%) no puede considerarse como una victoria masiva de este partido. El electorado no se ha olvidado de lo que hicieron en su última legislatura (hace 4 años).

Más de 100 personas asistieron al acto fundacional de la Corriente Comunista de SYRIZA, el viernes 26 de abril a las 7 de la tarde, en la Facultad de Economía de Atenas. Entre los presentes se encontraban cuadros de SYRIZA y de la juventud de SYRIZA, sindicalistas y veteranos del movimiento obrero griego.