A finales de julio, se celebró en Grecia la Escuela anual de verano de la CMI en la que participaron más de 200 compañeros marxistas de todo el mundo. Este año, el evento coincidió con numerosos acontecimientos revolucionarios en numerosos países, lo que se reflejó en las intervenciones de los compañeros que demostraron una alta comprensión del proceso que estamos viviendo a escala mundial.

La crisis del capitalismo español ha exacerbado los viejos demonios irresueltos en siglos, como la “cuestión nacional”; es decir, el problema de los derechos democráticos pendientes de las llamadas “nacionalidades históricas” (Cataluña, País Vasco y Galicia), incluido el derecho a la autodeterminación. Esto último significa reconocer a los pueblos catalán, vasco y gallego su derecho a decidir en un referéndum democrático si desean permanecer dentro del Estado español o declararse naciones independientes, y respetar su voluntad.