En los medios de comunicación, las manifestaciones en Ucrania se presentan como el deseo del pueblo ucraniano de que el país se una a la Unión Europea. Sin embargo, cualquiera que haya seguido a Ucrania en las últimas dos décadas puede comprender que las quejas no se limitan a la cuestión de la adhesión a la UE.

En la izquierda se ha abierto un debate sobre el modelo de Estado que debemos defender, alrededor de tres aspectos: la lucha por la República, el “ordenamiento territorial” (autonomías o federalismo), y el derecho de autodeterminación de las “nacionalidades históricas”: Cataluña, País Vasco, Galicia. Este debate no cae del cielo. La aguda crisis económica, política y social que asola al Estado español ha puesto patas arriba la estabilidad del régimen político surgido de la Transición.