Una vez más, la ilusión de que las negociaciones con sus acreedores podrían producir algo positivo para Grecia se ha derrumbado a la luz de la reciente reunión del Eurogrupo. El ultimátum unánime de los llamados "socios" capitalistas de Grecia de la Eurozona hacia el nuevo gobierno, y hacia la inmensa mayoría del pueblo griego que lo apoya, fue una vez más una provocación.

El programa de gobierno anunciado, el domingo pasado, por el Primer Ministro no contenía el tipo de marcha atrás que la clase dominante y la Troika están buscando. El gobierno y SYRIZA deben mantener una posición digna y firme. Un enfrentamiento con la Troika y el capital es inevitable dado que no tienen deseo de negociar con el gobierno. Más bien, tratan de humillarlo, no dudan en socavar sus compromisos con el pueblo griego e incluso expulsar a Grecia del Euro. Por lo tanto, las importantes medidas que figuran en el programa del gobierno no pueden implementarse a menos que estén apoyadas sobre un programa socialista.

Momentos desesperados requieren medidas desesperadas. Así que después de años de crisis, y largos meses de desinformación, parece que la expansión cuantitativa (EC) pronto se aplicará en toda la zona euro. Sin embargo, las contradicciones que han impedido dicho programa de expansión cuantitativa en Europa hasta ahora no han desaparecido, y las líneas de fractura a lo largo de la cual la zona euro se quebrará ya son evidentes y claras.

El 25 de enero se celebran elecciones generales en Grecia. SYRIZA es el gran favorito para ganar estos comicios. Los capitalistas europeos se enfrentan a un dilema, ya que una parte de su maquinaria, la democracia burguesa, corre riesgos de chocar con otra, su programa de austeridad, que el pueblo griego ha sufrido durante los últimos cinco años. Esto es visto como una seria amenaza a los planes de los gobernantes europeos de resolver la crisis económica mediante la destrucción del nivel de vida de la clase obrera.

Apenas 48 horas después de la gran manifestación que recorrió las calles de Bilbao pidiendo el fin de la dispersión de los presos de ETA, esta mañana han sido detenidas dieciséis personas en Euskal Herria y Madrid, 12 abogados de la izquierda abertzale y otras 4 personas que la Audiencia Nacional vincula a Herrira (la organización de apoyo a los presos vascos).

Mientras escribo estas líneas el drama en Francia acaba de ser llevado a un sangriento clímax final con la muerte de los dos hombres que asesinaron al personal de Charlie Hebdo. Este desenlace era tan inevitable como el final de una tragedia griega. No había ninguna perspectiva realista de cualquier otra. Tres días de intenso drama que capturaron la atención del mundo han terminado con veinte muertos, un número aún desconocido de heridos y una nación en estado de trauma.

El ataque terrorista contra Charlie Hebdo ha provocado una enorme ola de emoción, rabia e indignación en toda Francia. La misma tarde noche, más de un centenar de miles de personas bajaron a las calles en numerosas ciudades. La repulsión que suscita este acto bárbaro se une a la emoción ligada a la personalidad de las víctimas, algunas de ellas gente muy conocida y apreciada.

Las elecciones parlamentarias del 26 de octubre han otorgado un buen número de escaños a diferentes partidos e individuos de extrema derecha, ya sea en las listas de los diferentes partidos o en distritos de mandato único. Algunos de ellos son ya miembros de la mayoría de gobierno y otros han sido elegidos para las diferentes posiciones en las comisiones parlamentarias.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!