El capitalismo español atraviesa su crisis política más grave desde la Transición. El movimiento por la autodeterminación de Catalunya, que tiene un contenido revolucionario indudable, ha puesto en jaque a todas las instituciones del Estado. Todas ellas: el gobierno central, la judicatura, las fuerzas represivas y la Corona se han implicado hasta el cuello para tratar de aplastarlo.

Parecía como si todo estuviera decidido de antemano. El presidente catalán, Carles Puigdemont, iba a acudir al Parlamento catalán y anunciar la formación de una república independiente, como estaba obligado a hacer por los resultados del referéndum del 1 de octubre. Esto sería seguido por la suspensión de la autonomía catalana por parte del Estado español, que había declarado ilegal el referéndum, y tal vez incluso por la detención de los miembros del gobierno catalán por rebelión. Al final, el choque se retrasó, pero con toda probabilidad no se evitó.

Nos entristece anunciar la muerte de la militante trotskysta cubana Guarina Ramírez Acosta, que se produjo en la ciudad de la Habana el 10 de septiembre de 2017. Guarina había dedicado toda su vida consciente a la militancia revolucionaria. Antes de la revolución cubana militó en el Partido Obrero Revolucionario, junto a su marido y compañero Idalberto Ferrera Acosta.

Lenin en El Estado y la revolución escribió: “Ocurre hoy con la doctrina de Marx lo que ha solido ocurrir en la historia repetidas veces con las doctrinas de los pensadores revolucionarios y de los jefes de las clases oprimidas en su lucha por la liberación. En vida de los grandes revolucionarios, las clases opresoras les someten a constantes persecuciones, acogen sus doctrinas con la rabia más salvaje, con el odio más furioso, con la campaña más desenfrenada de mentiras y calumnias. Después de su muerte, se intenta convertirlos en iconos inofensivos, canonizarlos, por decirlo así, rodear sus nombres de una cierta aureola de gloria para ‘consolar' y engañar a las clases oprimidas, castrando el contenido de su doctrina revolucionaria, mellando su filo revolucionario, envileciéndola”.

El proceso independentista catalán se encuentra en un momento crítico. La disyuntiva es avanzar o retroceder. El Tribunal Constitucional ha prohibido la celebración del pleno del Parlament de Catalunya del lunes, que debía ratificar el resultado del Referéndum del 1-O y proclamar la República catalana. Desairando el discurso Real, han surgido iniciativas de diálogo por todas partes, con escasa probabilidad de salir adelante. Por su parte, la burguesía catalana se ha alineado abiertamente con el régimen español, y ha iniciado una guerra mediática de amenazas económicas contra su propio pueblo.

En el marco de la conmemoración del aniversario de los 100 años de la Revolución de Octubre, el camarada Alan Woods ofreció una serie de charlas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y Rosario.

Ayer 3 de octubre, Catalunya vivió una protesta gigantesca contra la represión del Estado, en un clima insurreccional en algunas partes de la comunidad. El gobierno del PP quemó en apenas 15 días todo su arsenal represivo en su intento vano de abortar el Referéndum sobre la independencia del 1-O, y lo hizo arrojando gasolina sobre el fuego en un pastizal seco, provocando un incendio de dimensiones colosales. La acción directa de las masas en la calle ha maniatado todo intento del Estado de aplastar el movimiento por la autodeterminación. Desairado por todo un pueblo, y suspendido en el aire sin apoyos parlamentarios sólidos, el Rey ha acudido en ayuda del gobierno del PP y de Ciudadanos, en un intento agónico de disciplinar las filas “constitucionalistas” y de cortar cualquier vía de negociación con la Generalitat. La monarquía ha atado así su destino a lo que pase en Catalunya.

La represión policial brutal no logró detener el referéndum de la independencia catalana ante la determinación de cientos de miles de personas de superar todos los obstáculos para participar.Lo que vimos ayer en Catalunya fue, por un lado, la verdadera fea cara del régimen español creada durante la llamada "Transición" al final del franquismo y, por otro lado, la movilización masiva y la autoorganización del pueblo catalán para ejercer su derecho a la autodeterminación.

El pueblo de Catalunya está escribiendo hoy una página heroica, determinado a decidir su destino pese a la brutal represión organizada desde el Estado por orden del gobierno franquista de Rajoy, que ha lanzado a sus perros de presa contra gente común inerme que solamente porta en su mano una papeleta impresa en casa para ir a votar. Ancianos indefensos han sido golpeados hasta hacerlos sangrar. Los heridos se cuentan por cientos, algunos de ellos muy graves. Pero la población sigue resistiendo valientemente en cientos de colegios electorales de toda Catalunya, donde hay colas kilométricas, y cientos de miles han podido ya votar.

La lucha por el referéndum del 1-O llega a su momento decisivo. Las fuerzas de la reacción han arrojado todo el peso del Estado sobre el plato de la balanza. Millones de catalanes se disponen a inclinar el fiel de la balanza hacia el otro lado. Como todo acontecimiento relevante de la historia, su desenlace final se decidirá en las calles.

Publicamos a continuación un comunicado de la Corriente Marxista Internacional, de la que forma parte nuestra corriente Lucha de Clases, sobre la crisis en el Estado español. El referéndum de independencia catalán desafía al régimen de 1978, y se ha encontrado con la dura represión del Estado español. La CMI apoya el derecho del pueblo catalán a la autodeterminación. ¡por una República socialista catalana, que actúe de chispa para la revolución ibérica!

Teórico y dirigente trotskista británico, fue asesor de Hugo Chávez y consideró el movimiento bolivariano de Venezuela el germen de una revolución que ahora observa como “una oportunidad perdida”. Visitará Rosario para el Congreso Internacional A Cien Años de la Revolución Rusa, del 28 al 30 de septiembre. En esta conversación, desde Londres, analiza con esperanza el ascenso de Jeremy Corbyn, sostiene que no habrá ninguna guerra mundial y que la clase obrera está más fuerte que nunca. Lamentablemente no hay aún quién la conduzca.

Estos días el pueblo de Catalunya está librando una batalla épica contra el aparato represivo de todo un Estado, blandiendo el derecho a decidir su destino frente a todos los perros y lobos que aúllan venganza ante el desafío revolucionario de no ver aceptada su legalidad ni sus imposiciones. Decenas de miles salen a diario a las calles de toda Catalunya, vemos los primeros pasos de la entrada en escena de la clase obrera en los acontecimientos, y también los primeros elementos de organización popular con la creación de comités de lucha en algunos barrios. Millones observan confusos y expectantes en el resto del estado español. Los próximos días se anuncian decisivos.

Una masa desbordante de solidaridad ha levantado el terremoto de 7.1 grados Richter del pasado 19 de septiembre de 2017 que ya ha cobrado hasta el momento una cifra de alrededor de 250 fallecimientos. Desde los primeros minutos de este siniestro, circularon imágenes en redes que mostraban edificios caídos, estos fueron después trasmitidos en televisión.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!