Cuando tenemos una buena idea y la exageramos, en un momento dado, ésta se convierte en su contrario. Esto es lo que ha ocurrido con las conclusiones de los teóricos del Big Bang. Es muy común que cuando una idea da buenos resultados en el terreno de la ciencia, ésta se emplea en terrenos muy variados, pero ninguna idea es eterna en espacio-tiempo, de este modo llega un momento en que de tanto usarla, inevitablemente llega a un terreno donde no es válida, durante cierto tiempo los científicos no se percatan de ello, por lo tanto siguen empleando esta idea en ese terreno y en consecuencia obtienen resultados erróneos, que a pesar de ello los científicos consideran correctos, pero la realidad es concreta y por lo tanto revolucionaria. Los experimentos y resultados reales dan resultados muy distintos a los de estas teorías, esta contradicción hace revisar a los científicos sus teorías, de este modo se encuentran los defectos y forman una nueva teoría que vaya a la acorde de lo que ocurre en la realidad y al encontrarla generaliza a la anterior. Esto es lo que ha ocurrido con el Big Bang, esta teoría es una exageración de teorías correctas, tan exageradas que la teoría del Big Bang se convierte en su contrario, una teoría incorrecta.

El 16 y 17 de junio de 1998 las autoridades cubanas, en un intercambio con el FBI, entregaron una gran cantidad de material relacionado con las actividades terroristas anticubanas realizadas en territorio estadounidense, incluidas 230 páginas de documentos, cinco videos de material grabado por cadenas de televisión norteamericanas sobre las actividades terroristas contra Cuba y […].

A continuación publicamos una ponencia escrita por el marxista británico Alan Woods, que fue defendida por Celia Hart en el Taller "La utopía que necesitamos", de la Cátedra Bolívar Martí y la Sociedad Cultural José Martí celebrado en La Habana el viernes 10 de septiembre, 2004. La conferencia se dio en el centro Hispanoamericano en el Malecón.

El pasado 4 de agosto 2004 se cerró un capítulo de la lucha de los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la defensa del instituto y en particular de su Régimen de Jubilaciones y Pensiones. Durante 10 meses de lucha, el movimiento ha atravesado varias etapas en las que los trabajadores hemos demostrado cabalmente que hemos entrado, como clase, a un nuevo periodo de la lucha de clases en México.