La Compañía Paulista de Força e Luz (CPFL) podría cortar de nuevo el suministro de energía eléctrica para Flaskô, si no acepta las propuestas de los trabajadores de un acuerdo de pago que no arriesgue los empleos ni el funcionamiento de la fábrica.