Las elecciones británicas han dado como resultado un parlamento sin mayoría, ningún partido conquistó la mayoría absoluta, precisamente lo contrario de lo que quería la clase dominante. Necesitan un "gobierno fuerte" para atacar a la clase obrera en el próximo período. Este ataque vendrá de todos modos, y el movimiento obrero debe prepararse para la lucha.

Los medios de comunicación al servicio de la burguesía tratan de hacer ver este primero de mayo como otra conmemoración más, pero la movilización este año estuvo impregnada de un sentir de lucha para transformar la realidad. Las masas sufren mucho los efectos de la crisis que cada día asfixia más a la mayoría empobrecida, y trae altos niveles de delincuencia, carestía de la vida, etc. Pero al mismo tiempo, se manifestó una clara presión al gobierno de Mauricio Funes, como decía el lema de la movilización: “El pueblo logró la victoria, exigimos verdaderos cambios”.