El paro cívico indefinido que ha tenido bloqueados por 19 días la ciudad de Potosí y varios municipios del mismo departamento se va concluyendo con un acuerdo recibido como una victoria por el pueblo potosino tras su más larga y participada movilización desde hace décadas. Este ha sido el enésimo conflicto de los 7 últimos meses de nueva gestión, un conflicto desatado en el departamento donde Evo y el MAS obtuvieron los más altos porcentajes de votos a nivel nacional. El pueblo se movilizó con la perspectiva de presionar a su propio gobierno para que solucione las contradicciones que el conflicto ha evidenciado, pero en este conflicto estaban y siguen en juego también los intereses de una burguesía local fortalecida por un largo periodo de repunte de la actividad minera que ahora, con la consigna de “Potosí Federal” pretende aprovechar demagogicamente las expectativas y los problemas de los trabajadores, campesinos y del pueblo potosino en general, problemas que el gobierno ha dejado pendiente por no querer afectar a los intereses de las grandes multinacionales.

"La renovación tendrá que darse de abajo hacia arriba, a partir de una revolución de las conciencias, de un cambio de mentalidades, con la organización y la participación de la gente. Con estas ideas realice la gira por todo el país y, entre otros resultados, pudimos contar con la adhesión de dos millones doscientos mil ciudadanos que se inscribieron como representantes del Gobierno Legítimo y asumieron su compromiso de luchar por la transformación de México". (“La mafia que se adueñó de México… y el 2012”, Andrés Manuel López Obrador, pág. 142)

La Campaña en Defensa de los Sindicatos de Pakistán (PTUDC) ha puesto en marcha Comités Revolucionarios de Ayuda y de Lucha por todo Pakistán, especialmente en las zonas afectadas intensamente por las inundaciones, para desarrollar labores de rescate y socorro eficientes y eficaces. La Campaña ya ha montado cincuenta siete campamentos en diferentes regiones y está demandando ayuda.