23 de febrero: El poder se está deslizamiento rápidamente de las manos de Muamar el Gadafi, según las protestas contra el Gobierno continúan extendiéndose por toda la nación africana a pesar de una represión brutal y sangrienta. Con una ciudad tras otra cayendo bajo el control de las fuerzas anti-Gadafi, su única base ahora es Trípoli. El este del país está controlado por los insurgentes y la mayor parte de occidente ha caído en manos de los rebeldes, incluyendo ciudades cercanas a la capital.

Siguiendo los pasos de Túnez y Egipto, el pueblo libio está levantandose contra el régimen de su país, exigiendo la salida del actual mandatario Muamar Gadafi. Este hecho ha sido visto desde diferentes puntos de vistas a nivel mundial. Particularmente en Latinoamerica existe confusión con respecto a qué realmente está sucediendo. Creemos que es necesario explicar nuestra postura en este sentido, ya que desde algunos medios de comunicación se ha abordado la cuestión como si el gobierno de Gadafi fuese un gobierno revolucionario y estuviese enfrentando una rebelión orquestada por el imperialismo.

Pensando en una situación objetiva concreta en los últimos meses dentro del FNRP hemos sido participes de algunos debates sobre la cuestión del poder y tareas para el Frente, se plantean dos posibilidades probables la famosa vía electoral a la cual se abrazan con entusiasmo los Liberales en resistencia y algunos sectores de la “izquierda tradicional” el otro sector es un grupo de organizaciones  de la izquierda que  plantean otras formas de hacernos del poder.