El levantamiento revolucionario de las masas sirias ha dejado confundido y perplejo a mucha gente en la izquierda siria. Muchos de los llamados "progresistas" y de "izquierda" han adoptado una actitud negativa hacia el movimiento revolucionario;, en algunos casos llegando incluso a repetir la propaganda del régimen con respecto a "una conspiración imperialista", "musulmanes extremistas" y “agentes provocadores". Pero todo esto malinterpreta completamente la situación.

El jueves 5 de mayo se inició en Cuernavaca, Morelos una marcha contra los miles de muertos que ha arrojado la guerra de Calderón “contra” el narcotráfico. Más de 40 mil muertos, ríos de sangre, secuestrados, desaparecidos, asesinados, tortura, miedo y descomposición social son el escenario en el que se enmarca este acto de repudio al gobierno que se quiso disfrazar de pacto para la civilidad.

Es común que ante la cotidiana corrupción y las injusticias que se cometen en Colombia, la reacción sea preguntar por qué no nos movilizamos. Quienes pretendimos celebrar en Bogotá el Día Internacional de los Trabajadores y conmemorar a los mártires de Chicago, el pasado 1º de mayo, podemos responder a esa pregunta.